La modelo australiana Sarah Kohan, aún esposa del Chicharito Hernández, lo denunció ante la corte de Los Ángeles por ser un padre “ausente” e “irresponsable”

Carlos Maciel, Los Ángeles. Javier «Chicharito» Hernández enfrenta una demanda de divorcio desde febrero pasado tras separarse de su esposa, Sarah Kohan. En dichos documentos la modelo acusó al jugador del LA Galaxy de no participar en la crianza de sus dos hijos, Noah de dos años y Nala de un año.

En otra parte de la demanda Sarah narró como el futbolista se negó a poner una cerca alrededor de la alberca que serviría como protección para los menores. ¿La razón? Dichas cercas romperían con la estética del hogar, por lo que lo calificó de ser un padre “irresponsable” al no medir los riesgos que la piscina representaba para los menores.

Más problemas para Hernández. Sarah Kohan: «Javier cree que puede meterse a mi cama, sin mi consentimiento» 

Además de la demanda por ser un “mal padre”, la esposa del mexicano afirmó ante las autoridades que el Chicharito “todavía cree que puede meterse a su cama sin ser invitado”. “Javier ignora el hecho de que están separados y cree que puede meterse en la cama con ella e ir por debajo de las sabanas sin su consentimiento”, se puede leer en el documento presentado en la corte californiana.

Sarah Kohan modelo australiana
Sarah Kohan modelo australiana.

Cien mil dólares de manutención exige la esposa

La modelo de 27 años señala que el delantero azteca tiene un sueldo de ocho millones de dólares anuales, solo por jugar con el Galaxy, por lo que la australiana pide aproximadamente 100 mil dólares para la manutención de sus dos hijos.

El Chicharito no ha emitido ningún comentario al respecto, sin embargo en caso de negarse a pagar dicha cifra podría ser citado por la corte de Los Ángeles en los próximos meses.