Hábitos financieros saludables

Aprender a controlar mejor su dinero y crear hábitos financieros saludables es algo que ahora se puede hacer desde su propio teléfono

Si bien no existe una solución milagrosa cuando se trata de administrar su dinero, puede desarrollar hábitos financieros más saludables que lo ayuden a avanzar hacia sus metas. A continuación, se ofrecen cuatro consejos para controlar mejor su dinero:

1. Sepa a dónde va su dinero.

El primer paso hacia cualquier objetivo es comenzar con una visión clara de dónde se encuentra. Sus finanzas no son diferentes, y para construir una mejor relación con su dinero, primero necesita saber a dónde va.

Las aplicaciones de finanzas personales digitales facilitan ver exactamente cuánto dinero tiene, qué ha gastado y dónde lo ha gastado, todo desde su teléfono móvil. Puede ver rápidamente cuánto ha gastado por categoría o por negocio. La vista detallada puede ayudarlo a identificar qué gastos puede reducir sin sentirlo demasiado.

2. Pruebe la regla de oro del 50/30/20.

La división 50/30/20 puede ser una regla práctica útil para administrar los gastos. La idea general es que aproximadamente el 50 por ciento de su dinero debe destinarse a lo esencial (vivienda, transporte, costos médicos, comestibles, etc.), el 30 por ciento a deseos (salir a cenar, ropa nueva, entretenimiento, etc.) y aproximadamente el 20 por ciento a saldar deudas o ahorrar para el futuro.

Las consultas virtuales ahorran tiempo y dinero

Preguntas y respuestas sobre por qué a veces es mejor utilizar el sistema de consultas virtuales en lugar de visitar la sala de emergencias de un hospital

3. Aproveche las ofertas y promociones especiales.

Las ofertas y promociones en línea son la tendencia hoy día. Con las aplicaciones de finanzas personales, como Google Pay, todas las ofertas disponibles están accesibles a través de su aplicación móvil. Simplemente toque y active las ofertas que le gustan y la próxima vez que realice una compra en ese negocio, la oferta se aplicará automáticamente.

4. Apunte al progreso, no a la perfección.

Así como las dietas demasiado restrictivas no suelen funcionar por mucho tiempo, lo mismo ocurre con los presupuestos restrictivos. Ambos fracasan porque no son sostenibles y pueden llevar a derroches contraproducentes.

El objetivo de tomar el control de sus finanzas no es privarse de vivir una vida agradable, es crear mejores hábitos, paso a paso, para prepararse para un futuro más seguro y próspero. EC

 

Con información de Brandpoint