Reciclaje radical: La jardinería en maceteros es una forma fácil de darle atractivo visual a la casa. Las macetas, generalmente, son fáciles de mantener y se pueden cambiar de sitio o reemplazar a capricho. Hay maceteros en todos tamaños y formas, desde pequeñas vasijas de terracota a enormes cajas para ventanales. Los maceteros de mayores dimensiones son más costosos, y llenarlos con buena tierra puede serlo aún más. En vez de invertir una fortuna, busque los maceteros más baratos de resina que imitan la cerámica o piedra verdadera. En el caso de los de mayores dimensiones, puede llenarlos hasta la mitad con latas de aluminio aplastadas y las macetas desechables donde se preservan las plantas anuales en el vivero. Luego, rellene el resto con tierra, lo que le permitirá ahorrar en el proceso. La mayoría de las plantas tienen raíces poco profundas y nunca llegarán a tocar las latas del fondo. Además, los maceteros serán más ligeros gracias a este “relleno” efectivo, además de lograr un mejor drenaje.

Use lo que tenga a mano: ¿Qué sentido tiene gastar enormes sumas de dinero en artículos de especialidad que cuestan más, cuando puede hacer uso de lo que tiene en casa, o modificar herramientas baratas de jardinería de acuerdo a sus propósitos? Por ejemplo, muchos jardineros hogareños disfrutan con la existencia de topiarios en el jardín o patio. Los conformadores de topiarios pueden valer $20 o más, en dependencia del tamaño. Para ahorrar, use una jaula de sembrar tomates con los extremos atados para imitar una forma similar. Esas jaulas cuestan mucho menos que los “conformadores” y nadie notará la diferencia una vez que el árbol tome la forma precisa.

Haga su propia tierra: Las mezclas pre empacadas de jardinería cuestan más que las preparadas por usted. El costo es aún menor si mezcla abonos vegetales hechos en casa. La creación de una tierra rica en nutrientes puede ser tan simple como combinar hojas caídas que ha dejado reposar en una bolsa de basura durante el invierno en la que ha hecho algunos orificios de ventilación. Mezcle esos desechos de hojas con la tierra para sus siembras primaverales.

Horticultura de supermercado: Usted puede experimentar sembrando vegetales que compre en el supermercado. Pueden ser dientes de ajo pasados o patatas que quiere desechar. Siémbrelas en el patio para ver si logra una nueva cosecha. También puede experimentar con semillas de aguacate, de cítricos, coronas de piñas y mucho más. No se pierde nada con probar a ampliar su jardín sin costo adicional alguno.

Siembre lechugas: Las ensaladas son alimentos quintaesenciales de la dieta. Pero esos tazones de vegetales diversos pueden costar bastante si se comen en un restaurante, o incluso si compra ensaladas premezcladas en el mercado. Puede sembrar sus propias variedades de lechuga con relativa facilidad, y cosechar las que necesite para su uso personal. Sólo habrá que añadirle un aderezo hecho en casa, y dispondrá de una comida ligera y sana.

Proporcionado por Contexto Latino

SHARE

Más artículos de interes