Redacción EC | 6 de septiembre de 2011

 

Romano Richetta, vicepresidente de TIAA-CREF, empresa de servicios financieros, ofrece los siguientes consejos para desarrollar un futuro financiero sólido.

 

Para quienes comienzan a trabajar, es importante analizar lo siguiente:

¿Qué es lo más importante para planificar su retiro? Identifique sus objetivos financieros y fije la cantidad de dinero que va a aportar a una cuenta de ahorro para el retiro.

¿Cuánto dinero le conviene ahorrar al año? Empiece con lo que pueda y vaya incrementando la cantidad cada año. Si es menor de 30 años, se recomienda aportar de 10 a 15 por ciento del salario antes de impuestos; y de 15 a 25 por ciento si tiene más de esa edad.

 

Si tiene entre 30 y los 50 años, quizá le gustaría saber esto:

¿Es conveniente ajustar un plan de retiro si ocurre un cambio importante? Con cualquier cambio importante, como casarse o tener un hijo, debe revisar su presupuesto y estrategias. Considere un seguro de vida o ahorrar para la educación de sus hijos.

 

Si está a unos cuantos años de retirarse, pregúntele a su asesor:

¿Cuándo conviene jubilarse? Tome en cuenta su situación actual tanto financiera como laboral, cuánto dinero lleva ahorrado, cualquier otra fuente de ingresos para el retiro y cuáles son sus objetivos. No se olvide de sus beneficios del Seguro Social.

¿Cuánto dinero necesita una persona para jubilarse? Los expertos opinan que se necesita reemplazar de un 70 a un 90 por ciento del salario bruto actual de cada quien durante cada año de jubilación. La suma que necesite dependerá también de qué planes tiene para cuando se jubile.

 

Si ya está jubilado, lo que debería pensar es:

¿Cuánto conviene sacar de la cuenta de ahorros para la jubilación? En el primer año de retiro, los analistas recomiendan sacar 4 por ciento e incrementar este porcentaje un 3 por ciento cada año subsecuente. Otros factores a considerar son cuestiones de salud, inflación y si le gustaría otorgar bienes a sus beneficiarios.

¿Cómo conviene manejar los gastos en esta nueva etapa? Lo mejor es preparar un presupuesto que se ajuste a su nueva realidad financiera y personal. Asegúrese de estar ahorrando dentro de sus posibilidades y, de no ser así, busque qué ajustes puede realizar. EC

 

Información cortesía de Metro Editorial Services

Compartir

Más artículos de interes