Conozca los adelantos tecnológicos que ayudarán desde aplicar vacunas hasta fabricar partes vitales en tercera dimensión

Redacción EC | 7 de junio de 2013

El avance de la tecnología adquiere mayor importancia cuando se aplica en la salud. Un ejemplo de ello es el corazón artificial que usa tubos plásticos en vez de válvulas cardiacas. Este corazón plástico ha sido implantado exitosamente a más de mil pacientes.

Pero sólo se trata de uno de los proyectos en proceso que a menudo se hacen posibles por la utilización de plásticos especiales. A continuación, otros dispositivos de próxima introducción:

• Parches de vacunación. Los investigadores están trabajando en un parche plástico para la piel que podría sustituir a muchas inyecciones dolorosas. El parche contiene “microagujas” plásticas que se disuelven en la piel, administrando sin dolor vacunas contra una amplia gama de enfermedades como la influenza. Los pacientes podrán incluso vacunarse ellos mismos algún día.

• Stent cardiaco reabsorbible. Un stent cardiaco plástico que puede abrir una arteria obstruida para reiniciar el flujo sanguíneo al corazón, y luego disolverse lentamente en el organismo.

• Impresión de partes del cuerpo en tres dimensiones. Los investigadores están usando una técnica conocida como “impresión tridimensional” para crear dispositivos médicos e implantes usando plásticos. Ejemplo de ello es cuando se combina un tipo de plástico con células vivientes, para crear un material que se usa en la fabricación de implantes impresos tridimensionalmente para reemplazar el cartílago de la oreja humana.

• Plásticos resistentes a las bacterias. Varios plásticos descubiertos recientemente podrían contribuir a menos infecciones. Estos plásticos cuentan con superficies “antiadherentes” que no atraen bacterias, lo cual evitará la contaminación provocada por las “biopelículas” cargadas de bacterias. Los plásticos se pueden usar en la fabricación de catéteres o equipos médicos para prevenir enfermedades evitables.

• Prótesis con autocuración. Los investigadores están creando una nueva “piel” plástica que detecta cuando está dañada, y responde curándose a sí misma. La piel plástica imita la flexibilidad y sensibilidad de su contraparte humana, y adopta conductividad eléctrica cuando se le añade una porción de níquel. La piel plástica puede restaurar sus propiedades mecánicas y eléctricas después de ser cortada, un ciclo que se puede repetir una y otra vez. Los científicos esperan que, entre otras aplicaciones, el plástico con autocuración se podrá usar en la fabricación de prótesis de miembros de aspecto natural que se curen a sí mismos después de una lesión, de la misma forma que lo hace la piel humana. EC

Información cortesía de Brandpoint

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes