De acuerdo a la Administración de Medicinas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA), los niños menores de 2 años de edad no deben tomar medicamentos para combatir problemas de gripe o tos que se venden sin receta. El problema es que han ocurrido cientos de casos de envenenamiento e incluso fallecimientos por este hecho.

No obstante, una encuesta nacional reveló que de cada cinco padres, tres de ellos seguían medicando a sus hijos con estos productos. En muchos casos en que los padres tienen que llevar al pequeño a la sala de emergencias, se debe a complicaciones por haberles dado este tipo de medicamentos.

Los antibióticos matan bacterias, no virus. La mayoría de resfriados, gripes y problemas de tos se deben al ataque de virus. Combatir estos males con antibióticos no surte ningún efecto. Este  compuesto es efectivo en algunos casos de infecciones, pero también es cierto que son la causa de más visitas de emergencia por efectos adversos. Se calcula que cada año, unos 40,000 niños son llevados a las salas de emergencia por este problema.

A pesar de que las medicinas que se venden para aliviar el flu y la tos pueden tratar algunos síntomas en niños mayores, no deben ser usadas en pequeños menores de 4 años.

Consejos para los padres
• Cuando lleve a su hijo al doctor no pida antibióticos si le dicen que no es necesario.
• Si le prescriben al pequeño un antibiótico, asegúrese de que se lo tome de acuerdo a las instrucciones del médico, incluso si se siente bien antes de terminar el tratamiento. No guarde la medicina restante “para después”.
• No le dé a un niño menor de 4 años medicamentos sin receta para aliviar la gripe y la tos, a menos que un doctor le haya dicho que sí puede hacerlo.

Siguiendo estas sugerencias y con el paso de los días y el transcurso normal de la enfermedad, los efectos comenzarán a ceder permitiendo que el niño se sienta mejor. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes