Un estudio indica que debido al calentamiento global, California podría perder hasta un 70 por ciento de campos apropiados para la producción de vino

Redacción EC | 15 de abril de 2013

El Valle Central es conocido por lo fecundo de sus tierras, un área donde se cultivan muchas variedades de frutas y verduras. Entre ellas, destaca la producción de uvas para la elaboración de vinos.

Los viñedos son un paisaje común en esta parte de California, pero de acuerdo a una nota del mercurynews.com acerca de un estudio publicado en el Proceedings of the National Academy of Sciences, los cambios climáticos a causa del calentamiento global impactarían a las regiones productoras de vino más famosas del mundo, entre ellas California, la cual reduciría sus campos productores hasta en un 70 por ciento.

De acuerdo al grupo de investigadores que llevó a cabo el estudio, las áreas aptas para la producción vinícola en todo el mundo se reducirían hasta un 73 por ciento, lo cual también perjudicaría las fuentes de agua que se usan para irrigar los campos, esto debido al aumento de las temperaturas y a la escasez de lluvias. Según el estudio, estos cambios podrían verse reflejados en el año 2050.

“La concientización de los consumidores y las medidas de la industria y de conservación son todos necesarios para ayudar a que la producción vinícola de calidad siga fluyendo sin consecuencias no deseadas para la naturaleza. Además, esto es solo la punta del iceberg, lo mismo estaría pasando con muchos otros cultivos”, dijo Lee Hannah, autor principal del estudio.

Según el reporte, mientras unas regiones se verán perjudicadas por estos cambios, algunas otras como el noroeste de Estados Unidos y el norte de Europa se volverían más propicias para el cultivo de la uva de vino.

Los expertos sostienen que para evitar una debacle en California y en otras partes del mundo se deben aplicar medidas para adaptarse a los nuevos cambios climáticos, sobre todo en un mejor uso de la tierra y del agua.

El cultivo de la uva de vino le ha dado a California un lugar preponderante en todo el mundo. Miles de productores dependen de este producto, lo mismo que muchos trabajadores latinos y sus familias. La economía local y estatal se verían seriamente afectadas por el fenómeno. Los especialistas concluyen que es tiempo de tomar las medidas necesarias para encarar la situación. EC

Más artículos de interes