El anteproyecto de la reforma migratoria propone una espera de hasta 13 años para obtener la ciudadanía, pero ofrece la oportunidad de trabajar y viajar sin temor

José F. Sánchez. Los Angeles | 19 de abril de 2013

Por fin, después de casi tres décadas de espera se abrió una puerta de esperanza para que los once millones de indocumentados presentes en el país puedan legalizar su estadía. El grupo bipartidista conocido como “The Gang of Eight” acaba de presentar el anteproyecto de una reforma migratoria que estaría a debate tan pronto como en junio próximo.

No es una amnistía. Es una vía hacia la legalización muy largo. 10 años para obtener la residencia permanente y otros 3 para la ciudadanía. Mientras tanto, las personas entrarían en una categoría denominada Inmigrante Provisional Registrado (RPI, por sus siglas en inglés).

Las personas elegibles tendrán que demostrar, entre otras cosas haber entrado al país antes del 31 de diciembre de 2011, no haber cometido un delito grave o tres delitos menores, pagar los impuestos atrasados y una multa de 2,000 dólares en tres pagos: dos de 500 y uno de 1,000.

El borrador presenta otros cambios significativos, por ejemplo la reducción de visas de carácter familiar, la eliminación de la lotería de visas y el aumento, en contraparte, de visas para personas altamente capacitadas y de empresarios.

Los estudiantes conocidos como “dreamers” y los trabajadores agrícolas podrán obtener la residencia permanente en un plazo de cinco años y la ciudadanía de inmediato después de obtener su tarjeta verde.

Todo el proyecto está sujeto a una acción preponderante: la seguridad de las fronteras. Para ello se propone un amplio y costoso operativo para ‘sellar’ las líneas fronterizas con el fin de detener la entrada de personas de forma ilegal. Además, como parte de la seguridad interna, el uso del sistema E-Verify se haría obligatorio para evitar que las empresas contraten a trabajadores ilegales.

Han sido muchos años de espera y aunque el anteproyecto no incluye una solución inmediata para los millones de afectados, al menos presenta la posibilidad de salir de las sombras y vivir sin temor, mientras se obtiene la residencia y la ciudadanía. Para que sea aprobada, esta necesitará 60 votos a favor en el Senado y 218 en la Cámara de Representantes. Se acabó la espera. El primer paso a la legalización está dado. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes