A diferencia de un residente permanente, un ciudadano no puede ser deportado y, puede viajar duera de los Estados Unidos por largos periodos de tiempo sin perjudicar su situación legal. Por último, los ciudadanos tienen prioridad al someter una petición para la residencia permanente de sus familiares. 

Para poder aplicar para la ciudadanía, el solicitante debe someter el formulario N-400 (Formulario de Ciudadanía) junto con una copia de su tarjeta verde, fotos y cuota requeridos a la oficina del USCIS adecuada. Después de someter la aplicación, el solicitante obtendrá una cita para tomar sus huellas y otra para ser entrevistado.

Durante la entrevista, un oficial del USCIS hará una evaluación del conocimiento del solicitante sobre el idioma inglés, la historia y el gobierno de los Estados Unidos al igual que una determinación si el solicitante cumple con otros requisitos para ser ciudadano. Si la aplicación es aprobada, el solicitante obtendrá una cita para la ceremonia de juramento. Después, el solicitante será naturalizado como ciudadano y recibirá un certificado de ciudadanía. Pero antes…

Necesita lo siguiente

Tener por lo menos 18 años a la hora de someter el Formulario de Ciudadanía N-400.

Ser un residente legal permanente. El USCIS hará una investigación metódica de los antecedentes del solicitante. Si se descubre alguna anormalidad –por ejemplo, si el solicitante cometió fraude para obtener la residencia permanente o si estableció un hogar fuera de los Estados Unidos- el USCIS podría nulificar la residencia permanente del solicitante.

Comprobar su presencia física. Cualquier persona que solicite la ciudadanía debe comprobar que no ha viajado por más de seis meses fuera de los Estados Unidos y que no ha establecido su hogar en otro país. Además, el solicitante debe permanecer físicamente en los Estados Unidos por más de la mitad del tiempo requerido como residente permanente.

Haber residido por tres meses en el estado en donde sometió la aplicación.

Demostrar buen carácter moral. El solicitante debe demostrar buen carácter moral durante el período de espera de cinco años (tres años si es esposo de un ciudadano estadounidense) antes de aplicar para la ciudadanía. Las condenas por homicidio, al igual que otros delitos graves, son un obstáculo definitivo para obtener la ciudadanía. Si el solicitante tiene cualquier tipo de récord criminal, es indispensable que consulte con un abogado de inmigración antes de someter su aplicación. El buen carácter moral no sólo se determina por sus antecedentes penales, sino también por otras cuestiones como el adulterio, la evasión del pago de impuestos, el no haberse inscrito para el servicio selectivo, el incumplimiento en la manutención de familiares o el falso testimonio para recibir algún beneficio de inmigración.l 

Leer, escribir, hablar y entender el idioma inglés básico. Algunas personas pueden ser exentas debido a su edad, incapacidad o condición mental.

Demostrar conocimiento cívico de los Estados Unidos (historia y gobierno). El solicitante debe demostrar que conoce y entiende los conceptos principales de la historia y el gobierno de los Estados Unidos. Las personas que tienen una incapacidad física o mental, médicamente reconocida y que afecte su habilidad de aprender o entender estos temas, pueden ser exoneradas de cumplir con este requisito. A partir de octubre de 2009, el USCIS utilizará un examen de ciudadanía que fue rediseñado para enfatizar los conceptos fundamentales de la democracia, al igual que los derechos y responsabilidades de un ciudadano estadounidense. Todos los solicitantes que aspiren a convertirse en ciudadanos deberán presentar este nuevo examen, a partir del 1 de octubre de 2009. 

Demostrar lealtad a la Constitución de los Estados Unidos. La aplicación para la ciudadanía debe reflejar la disposición del solicitante para apoyar y defender la Constitución de los Estados Unidos. El solicitante debe jurar su “lealtad” a la Constitución durante la ceremonia de juramento.

Tomar el juramento de fidelidad a los Estados Unidos. El solicitante debe estar dispuesto a jurar que cree en los principios de la Constitución de los Estados Unidos.

Aun cuando el proceso parece ser bastante sencillo, existen varias cuestiones que los solicitantes desconocen y que podrían afectar el proceso de ciudadanía, alargando el proceso en el USCIS y peor aún, arriesgando a que se invalide su residencia permanente. Por esta razón, se le recomienda que consulte con un abogado de inmigración antes de someter esta o cualquier otra aplicación al USCIS. Recuerde lo que muchas veces antes hemos dicho: nada es tan fácil como llenar una forma cuando se trata de recibir beneficios de inmigración.

Esta información se provee sólo como referencia. Si necesita consejería legal o tiene un problema legal crítico, le aconsejamos que consulte a un abogado o un experto en este tema.

Cristina Pérez es una abogada de inmigración de prestigio y un personaje mediático reconocido internacionalmente. También es fundadora de Pérez González, un bufete de abogados especializado en proporcionar consejería profesional en derecho civil, leyes de inmigración y leyes que involucran a negocios. Para más información la puede contactar en: [email protected] o llamando al (818) 550-8300.   

Para más temas de interés visite: www.articulos.elclasificado.com

 

¿Te gusta lo que acabas de leer? ¡Hazle Digg!

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes