Esta joven destacada siempre fue buena estudiante. Tal vez por la motivación de sus padres, quienes siempre quisieron un mejor futuro para su hija; tal vez por la ayuda de sus maestros que la animaron a perder el miedo, como Mr. Ugalde quien la animó a escribir sin temor, expresando sus sentimientos con sinceridad; o tal vez Karla simplemente quiso estudiar para convertirse en un modelo a seguir para su hermana menor.

Los estudios medios los realizó en Yorba Middle School. Las materias le resultaban fáciles y entre sus preferidas se encontraba la historia, en especial de la antigua Grecia y Roma.

La transición a Don Antonio Lugo High School fue difícil, pues ninguna de sus amigas habituales se encontraban en este centro. En esta época los temas académicos que más le interesaban eran el francés, la historia y el estudio de las instituciones gubernamentales.

Karla destaca que su escuela es la que cuenta con los mejores grados en la materia de matemáticas de todo el Distrito.

Cumple servicio comunitario como voluntaria durante todo el año en la librería local de Chino. En el mostrador atiende al público que desea ser socio o renovar, además de ordenar los libros por autor y tema. También participó activamente en un programa estival para niños en dicha librería.

Otra de sus labores sociales es ayudar a la maestra de una escuela de su vecindario que conoció a través de su hermana menor y a quien le encanta echar una mano.

Su pasatiempo favorito es leer. Su libro favorito se titula Childhood’s End del autor Arthur C. Clarke.

A través de unas amigas supo del Premio Escolar Espíritu de Superación de Ford. En él se pedía a los estudiantes de las comunidades hispanas que narrasen cuál debía ser su contribución a la sociedad. Karla escribió que los jóvenes deben ayudar a los padres y estudiantes a buscar información que facilite su entrada a la universidad. El premio de Ford supuso una ayuda financiera más para que esta estudiante pueda acudir a la universidad.

Esta joven comenzó en el verano del 2003 la búsqueda de ayuda económica (FAFSA), universidades y otra información para iniciar los estudios superiores. Entre amigos, profesores y el Internet pudo aclarar todas sus dudas y procesos burocráticos, y el próximo otoño empezará a estudiar Computer Science en Cal Poly Pomona.

Su consejo a los estudiantes latinos que no cuentan con los suficientes recursos para acudir a la universidad es que no se desanimen y que busquen información a través de profesores, consejeros, amigos e Internet.

El sueño de Karla es trabajar algún día para la Central Inteligence Agency (CIA), donde pondrá en práctica todos sus conocimientos de computación.

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes