La selección mexicana de fútbol se juega más que los puntos en tres partidos clave rumbo al mundial, dos de ellos en territorio enemigo

Pepe Penales. Los Angeles | 31 de mayo de 2013

Cómo le gusta sufrir. Pero qué necesidad. Parecen títulos de canciones, pero no, es la realidad en la que se encuentra la selección de México en el hexagonal final de la Concacaf.

Con solo tres puntitos en la bolsa el Tri se apresta para una misión harto complicada: sacar puntos en sus visitas a Jamaica y Panamá. “Hay que ganar como sea”, habría dicho Carlos Salcido, uno que ya ha pasado por situaciones donde hay que crecerse ante la adversidad.

El Tricolor es penúltimo en la tabla. Una bofetada al orgullo del supuestamente gigante del área, pero viéndolo desde otro ángulo, solo dos puntos lo separan del líder, quién lo dijera, Panamá.

Primero está Jamaica el 4 de junio, último de la tabla pero peligroso e impredecible en su casa. La isla caribeña es un edén, pero para los mexicanos será la caldera del diablo. Así, con poca infraestructura y con muchas carencias, los reggae boyz aprovechan su fortaleza física y el incesante apoyo de su gente para sofocar al rival. México debe mostrar nervios de acero. No será fácil pero se pueden ganar los tres puntos, aunque del dicho al hecho…

La cosa no cambia mucho en Panamá. Mismo clima, mismos gigantes de ébano y un Rommel Fernández cubierto de rojo y en constante ebullición. Los canaleros esperan a los mexicanos el viernes 7 de junio y no creo que se echen para atrás cuando ruede el balón. Están envalentonados por su situación en la tabla y eso los hace doblemente peligrosos.

México va con equipo completo. El “Chepo” sabe que esta jornada es vital para las aspiraciones mundialistas de los verdes, que si dejan ir puntos el panorama se les nublará cada vez más.

Después de su odisea lejos de casa, los aztecas cierran la jornada recibiendo en el Coloso de Santa Ursula a su similar de Costa Rica el 11 de junio, justo antes de embarcarse rumbo a Brasil para disputar la Copa Confederaciones. Pero antes de pensar en lucirse ante los campeones de otras latitudes, México tiene la obligación y la necesidad de sumar en el hexagonal final. Todo sea por un boleto al mundial que, por el momento, se le salió de la bolsa a México. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes