Las reglas de prevención comienzan desde la alimentación

Quien tiene la piel sensible debe incluir en su dieta diaria alimentos ricos en vitamina C (naranjas, kiwis, fresas, etc.). Por otro lado, tiene que reducir al mínimo el consumo de bebidas alcohólicas así como de alimentos picantes o con muchas especias. También debe evitar los lugares demasiado calientes y húmedos (como el sauna o el baño de vapor), ya que son demasiado agresivos para la piel y pueden romper los capilares. Finalmente, debe proteger siempre y en todo momento la piel con productos que contengan filtros solares, durante todas las estaciones del año, no importa si hace frío o calor. Asimismo, debe utilizar una crema hidratante y protectiva en todo momento.

La limpieza del cutis delicado

La limpieza del cutis debe realizarse con productos específicos, formulados especialmente para pieles sensibles, ya que no contienen alcohol ni ácidos derivados de las frutas, que podrían causarle daños a los tejidos cutáneos externos. Evite, en lo posible, utilizar el agua del grifo ya que, por lo general, es muy calcárea y puede irritar la piel. Es preferible que se limpie con una leche detergente y que la retire cuidadosamente con una esponjita humedecida. Después puede utilizar una loción refrescante especial para el cutis delicado.

Tratamientos especiales

Cuando desee hacerse una limpieza más profunda, no utilice exfoliadores a base de granitos, ya que éstos son demasiado fuertes para este tipo de piel. Lo ideal es utilizar esfoliadores que se “borran”, es decir, que al frotarlos contra la piel, forman una especie de residuo como el de la goma de borrar, que retira con delicadeza las células muertas y las impurezas que se han acumulado sobre la superficie de la epidermis. Asimismo, es importante que, por lo menos una vez a la semana, se aplique una mascarilla antiinflamatoria o antidescongestionante. Las encuentras en las familias de productos para pieles delicadas ofrecidas por las más famosas líneas de belleza, o la puede preparar en casa, mezclando hasta formar un compuesto cremoso: 2 cucharadas de crema de leche con un kiwi machacado y un tomate pequeño, sin cáscara ni semillas, también machacado. Aplíquese la pasta en todo el rostro, evitando la zona alrededor de los ojos. Déjela reposar por 15 minutos y luego retírela con una esponjita húmeda. Aplíquese finalmente la loción y la crema humectante.

Información proporcionada por Contexto Latino

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes