-Sea expresiva y demuestre a su esposo cuánto le ama. Que él sepa que para usted no hay ningún placer comparable a su felicidad y su salud.

 -No empuje a su esposo más allá de sus posibilidades intelectuales o físicas, ayúdele a reconocer sus limitaciones con una actitud positiva. Es bueno tener ambiciones, pero no conduce a nada morir por ellas.

 -El Instituto de Psiquiatría de Londres, publicó un estudio por el cual, responsabiliza a las esposas “que molestan constantemente con quejas y reproches a sus esposos”, de provocarles un aumento en la presión arterial. Así es que, no mortifique a su esposo.

 -Sugiérale que practique algún deporte y si él no lo hace, no insista. Comience a darle ejemplo desarrollando una actividad deportiva, tal vez él la siga muy pronto.

 -Manténgase siempre atractiva y elegante.

 -Cuando pueda, releve a su esposo en la conducción de su auto. Los problemas y los apuros del tránsito, producen tensiones que liberan elementos químicos de la sangre, que causan daño en las arterias y que provocan problemas cardíacos.

 -Reúnase con amistades frecuentemente. Una vida social activa, es recomendable como entretenimiento y para relajar las preocupaciones del trabajo.

– Entusiásmelo para que tome unos cursos de relajamiento de las disciplinas del yoga o la meditación.

 -Disminuya el uso del café y si es posible, evítelo. El té es menos dañino.

 -Planeen juntos unas vacaciones en las que él descanse de verdad. Si tienen hijos pequeños trate de dejarlos al cuidado de algún familiar y disfruten usted y su esposo de unos días de paz y placer.

 -Limite el uso de la sal en sus comidas. Recuerde que el Japón es el país que consume más sal en su alimentación, y también, el que tiene el más alto porcentaje en el mundo de muertes por presión alta y ataques cardíacos.

 -Aconseje a su cónyuge que en lugar de usar el ascensor en tiendas y otros edificios, utilice las escaleras. Si en casa hay escaleras, dígale que suba por lo menos dos veces al día. Así activará todas las funciones de su cuerpo.

 -Considere la posibilidad de que su esposo descanse a solas en el hogar, por cierto tiempo, sin ser interrumpido por los niños o el teléfono.

 -Sobre todo, preocúpese de que tenga una dieta sana y bien balanceada, con muchos vegetales, frutas y carne sin grasa. Una dieta muy rica en grasas animales, aumentará el colesterol en la sangre y acrecentará las posibilidades de una enfermedad del corazón.

 -Nunca lo alimente en demasía. Si usted sabe que él ha tenido un almuerzo pesado, prepárele una cena sencilla.

 -Por encima de todo, no olvide, que el amor y la ternura, siempre brindan una vida plena de paz y felicidad… y que nadie se enferma por exceso de tensiones, en un perfecto clima hogareño.

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes