Al decidir si ahorrar para la jubilación utilizando una IRA tradicional o una Roth IRA; muchas personas luchan con esta pregunta, ¿Cuándo me jubile, mi tasa de impuesto será mayor o más baja que al día de hoy?

Esta es una diferencia crucial porque con Roth sus contribuciones son gravables el día de hoy, mientras los retiros, incluyendo las ganancias por inversiones, son libres de impuestos al momento de la jubilación. A la inversa, contribuir a una IRA tradicional disminuye su ingreso gravable actual; entonces, a cambio por ese trato fiscal favorable al día, usted más tarde paga impuestos sobre su saldo cuando es retirado al momento de la jubilación.

Algunos expertos financieros suponen que debido a su ingreso probablemente será más bajo al momento de la jubilación, su categoría tributaría probablemente se reducirá también. Otros, más pesimistas sobre la economía actual, predicen que el déficit presupuestario récord puede conducir a futuras tasas fiscales más altas.

Entonces, ¿cómo elegir? A pesar de sus cargas fiscales inmediatas, Roth IRAs tienen un par de ventajas a largo plazo para muchas personas. Por ejemplo:

•Entre más joven sea cuando comience a ahorrar en una Roth, el mayor tiempo que su dinero calculará cumulativamente, libre de impuestos.
•Por el contrario a las IRAs tradicionales, las Roth no tienen retiros anuales mínimos obligatorios comenzando a la edad de 70 ½, de tal forma que su cuenta pueda continuar creciendo libre de impuestos durante su vida. (retiros obligatorios de las IRAs tradicionales fueron descartadas sólo para 2009).
•Los herederos que heredan un Roth IRA no pagan impuestos sobre la renta en retiros como lo hacen con una IRA tradicional heredada.

 

De cualquier forma, las IRA todavía son un buen vehículo para los ahorros de jubilación, particularmente si usted no participa en un plan 401(k) en el lugar de trabajo. Y ahora, gracias a los cambios en el código fiscal efectivos el 01 de enero de 2010, usted tiene opciones adicionales en relación a las IRAs.

Primeramente, las personas (solteros o casados) cuyo ingreso bruto modificado ajustado (MAGI) excede $100,000 puede ahora convertir parte o todas sus IRAs tradicionales existentes o planes de ahorro en el lugar de trabajo por parte de un antiguo empleador, a una Roth IRA. Anteriormente, estas personas de altos ingresos eran excluidos de tales conversiones (Note que ciertos límites MAGI todavía aplican para nuevas contribuciones Roth. Vea la Publicación del IRS 590 en www.irs.gov para más detalles).

Aunque tales conversiones de hecho pueden ofrecen ventajas fiscales a largo plazo, pueden ser difícil de aceptar en el corto plazo, ya que el saldo convertido es añadido a su ingreso gravable, consecuentemente incrementando sus impuestos, y posiblemente impulsándolo a una categoría tributaria más alta, para el año.

Ahí es donde el Segundo cambio de clasificación fiscal cae como anillo al dedo: Sólo para el 2010, usted puede pagar la cantidad total de impuestos con sus impuestos del 2010 (vencimiento abril 15, 2011) o pagar la mitad con sus impuestos del 2010 y la otra mitad con la devolución del 2011.

Como siempre, usted puede deshacer o “volver a particularizar” una conversión más tarde si fuera necesario. Por ejemplo, si su saldo de Roth IRA disminuye significativamente después de la conversión (como a muchos les pasó después del crisis bursátil de 2008), usted será gravado con una valor de la cuenta que ya no existe; así, que a usted se le permite deshacer la conversión y luego reconvertirla en un momento más favorable. Las reglas de la reparticularización y fechas límites son complejas, así que revise la Publicación 590 para detalles.

Mejor aún, siempre consulte un profesional de impuestos o inversiones para que le ayude a sopesar sus opciones antes de hacer cambios mayores a sus hábitos de ahorro para la jubilación.

Compartir

Más artículos de interes