Muchas personas tienen una idea errónea acerca de su jubilación. Como resultado, no ahorran de forma previsora ni hacen planes para los años de su vejez. Lo que funcionó en generaciones anteriores con referencia al retiro, podría ser totalmente diferente hoy día debido al clima financiero actual.

5 PUNTOS A TOMAR EN CUENTA

1. El Seguro Social no es la única respuesta. Los pagos del Seguro Social no bastan para financiar su jubilación. Es conservador esperar que los mismos asciendan a la tercera parte de su salario, previo al retiro. Por tanto, si gana anualmente $50,000, disfrutará de $15,000 al año por concepto de beneficios del Seguro Social. Si hace los cálculos, resulta difícil sostenerse con esa cantidad en estos tiempos de debilidad económica. Además, tendrá que esperar a los 67 años antes de ser elegible para disfrutar de los beneficios completos del Seguro Social.

2. No cuente con las herencias. Muchos padres o familiares son simplemente incapaces de dedicar una suma considerable de fondos para herencias. En la medida que siguen aumentando los costos de la atención médica, una gran cantidad de esos fondos se destinan a este rubro. Algunas personas también optan por especificar en sus testamentos que su herencia se destinará a una institución de beneficencia después de su muerte, y no a sus familiares.

3. Las pensiones son cosa del pasado. En general, la idea de las pensiones es un concepto perteneciente a otras generaciones. La mayoría de los trabajadores en la actualidad no tienen derecho a pensión a la hora de jubilarse. Por eso, depende de cada persona la compensación por la carencia de esos fondos.

4. La venta de una vivienda no sería suficiente para financiar la jubilación. Incluso si se muda a una casa más pequeña, eso no implica que vaya a tener fondos suficientes para su jubilación. Generalmente, los asesores financieros no aconsejan usar las ganancias de la venta de una casa como sustento para la jubilación.

5. Es probable que viva lo suficiente como para agotar los fondos de jubilación planificados. Ahora que la expectativa de vida es mayor, la planificación de unos pocos años de retiro no es una opción inteligente. Muchas personas saludables siguen viviendo veinte o más años después de su retiro. Por esa razón, ahorrar lo más posible en sus años de trabajo es esencial para garantizar su futuro financiero en los años de jubilación.

Investigue el programa de ahorros de jubilación de su compañía y haga contribuciones mensuales (o semanales) a un 401k u otro plan de ahorros. También puede consultar con un asesor financiero acerca de sus propósitos de ahorro y planes de inversiones para lograr un estimado proyectado de los fondos que necesitará para jubilarse cómodamente.

Información  Cortesía deContexto Latino

Esta columna no pretende sustituir los consejos y ayuda legal que sólo un experto en la materia puede brindar.

Compartir

Más artículos de interes