Los diferentes tipos de fibra pueden afectar su salud de varias maneras. Es por eso que la información nutricional que aparece en las etiquetas de algunos alimentos listan 2 categorías de fibra: soluble e insoluble.

La fibra soluble puede ayudar a disminuir el azúcar en la sangre y colesterol. Este tipo de fibra se encuentra en el salvado de avena, frijoles, chícharos y la mayoría de las frutas.

Por otro lado, la fibra insoluble suele utilizarse para tratar o prevenir el estreñimiento y la enfermedad diverticular, la que afecta el intestino grueso, o colon. La fibra insoluble se encuentra en el salvado de trigo y algunos vegetales.
Sin embargo, los expertos dicen que el tipo de fibra en la dieta es menos importante que asegurarse de obtener la suficiente en general. “La gente no debe preocuparse demasiado por el tipo específico de fibra”, dice un experto. “La atención debería centrarse más en comer dietas ricas en granos enteros, vegetales y frutas para obtener los requerimientos de fibra al día”.

Dónde encontrarla
Los granos enteros, así como las frutas y verduras, contienen una gran cantidad de vitaminas y otros nutrientes, por lo que los expertos recomiendan que usted obtenga la mayoría de la fibra de estas fuentes naturales.

“Desafortunadamente, mucha gente tiende a elegir alimentos bajos en fibra. Optan por el pan blanco o el arroz blanco. La mayoría de los alimentos procesados tienden a ser bajos en fibra.

Para las personas que tienen problemas para obtener suficiente fibra de las fuentes naturales, las tiendas están llenas de alimentos envasados que contienen fibra añadida. Estos productos enriquecidos en fibra incluyen yogures, helados, cereales, entremeses y jugos.

Estos productos por lo general contienen fibras aisladas, cuyos beneficios para la salud aún no están claramente establecidos. Los estudios sugieren que no pueden tener los mismos efectos que las fibras incluidas en los alimentos enteros.

Por ejemplo, hay pocas pruebas de que las fibras aisladas ayudar a disminuir el colesterol en la sangre. Por el lado positivo, algunos estudios sugieren que la inulina, una fibra aislada, podría impulsar el crecimiento de bacterias beneficiosas en el colon.

La conclusión es que la mayoría de las personas necesitan incrementar su consumo de fibra, no importa cuál sea su origen. Aumente su ingesta de fibra en forma gradual, para que su cuerpo se vaya acostumbrando a la sustancia. Hacerlo de esta forma también le ayudará a evitar problemas de flatulencia, hinchazón y calambres.

Información cortesía de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH)

Dirija sus comentarios a [email protected].

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes