Los expertos dicen que eso ha estimulado a la industria a encontrar nuevas formas de reducir el dolor, y calmar el miedo y la ansiedad de ir al dentista

El temor de ir al dentista es de todos conocido. De acuerdo a WebMD, entre el 9 y el 20 por ciento de los estadounidenses no van al dentista debido al miedo y la ansiedad. El Journal de la Asociación Dental Americana estima que 92 millones de estadounidenses tienen miedo que les hagan el tratamiento dental que necesitan.

Por su parte, los dentistas dicen que eso ha estimulado a la industria a encontrar nuevas formas de reducir el dolor, y calmar el miedo y la ansiedad.

“Lo que la gente necesita saber es que los dentistas hoy en día son especialmente sensibles a sus miedos, y que se han hecho muchos avances para remediar esa situación”, dice el Dr. Scott Shamblott, (www.shamblottfamilydentistry.com).

El Dr. Shamblott enumera

4 razones por las que las personas temen ir al dentista

y cómo cada uno de esos temores puede reducirse:

1. Miedo al dolor. Esto es lo primero de la lista. “Nadie quiere sentir una molestia menor, y mucho menos un gran dolor”. Pero gracias a la tecnología actual, incluso los problemas dentales graves se pueden tratar sin dolor cuando se manejan de la manera correcta “, dice el Dr. Shamblott.

2. Miedo a las agujas. Healthline estima que el 20 por ciento de las personas tiene miedo a las agujas. El experto dice que un dentista también debe ofrecer un anestésico tópico antes de la inyección, por lo que es posible que no sienta el piquete porque los tejidos superiores ya están anestesiados.

3. Miedo al torno dental. “Los tornos dentales (también llamados taladros) modernos son mucho más silenciosos”, dice el Dr. Shamblott. “Algunos pacientes incluso informan que pueden bloquear por completo el sonido de un taladro y relajarse por completo cuando escuchan música mientras usan auriculares”.

4. Miedo a lo desconocido. El Dr. Shamblott dice que el miedo se combate mejor con el conocimiento. Cuanto más sepa el paciente sobre el tratamiento y el proceso involucrados, mayores serán las posibilidades de que se relajen y confíen en el dentista. “Un dentista paciente y atento dispuesto a invertir tiempo hablando extensamente con el paciente los tranquilizará”, dice el Dr. Shamblott. EC

Con información de News and Experts

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes