Descubra qué es y cómo actúa esta infección pulmonar que afecta principalmente a las personas que trabajan en el campo

Gustavo Yáñez. Bakersfield | 28 de Diciembre de 2013

Las características climáticas únicas del Valle de San Joaquín y de algunas ciudades del suroeste de los Estados Unidos hacen que se desarrolle un hongo llamado coccidioides, el cual puede vivir por mucho tiempo bajo condiciones ambientales adversas como el calor, el frío y la sequía. Este es el causante de la denominado fiebre del Valle.

El Departamento de Salud Pública de California (CDPH) define a la enfermedad como una infección pulmonar que puede ser adquirida por respirar pequeñas partículas de polvo que contiene el hongo. Los más expuestos, asegura, son las personas que realizan labores de agricultura, construcción y otras actividades que perturban la tierra, pero sobre todo, aquellos con sistemas inmunes debilitados; personas de la tercera edad; personas de ascendencia africana o filipina y mujeres embarazadas.

La mayoría de los portadores de la fiebre del Valle de San Joaquín –lugar donde fue descubierta por primera vez–, presentan síntomas semejantes a una gripe con tos, fiebre, dolor de pecho, dolor de cabeza, dolores musculares y de articulación, principalmente en rodillas y tobillos, síntomas que pueden tardar de uno a seis meses en desaparecer.

Las personas con riesgo de contraer el padecimiento o aquellas que se pueden enfermar gravemente deben evitar la exposición al aire cargado de polvo en las zonas donde la enfermedad es común. Las personas expuestas al polvo por su trabajo o actividades exteriores en estas áreas deben considerar la protección respiratoria, como el uso de una máscara, durante este tiempo.

Se estima que 150 mil infecciones causadas por coccidioides ocurren cada año en los Estados Unidos, aunque más de la mitad de estas no producen indicios. Si bien la mayoría de las personas infectadas no necesitan tratamiento, deben de buscar atención médica; el especialista decidirá el procedimiento adecuado para la erradicación del mal.

Si piensa que está o ha estado expuesto a coccidiodes en el trabajo, usted debe notificar al departamento de riesgos y prevenciones de su lugar de trabajo; en caso de carecer de uno, se debe dar aviso al departamento de salud de su localidad para tomar las medidas necesarias.

Aunque no es contagiosa, no existe vacuna para prevenir la fiebre del Valle, pero los esfuerzos para desarrollar una están en curso. EC

Para más información, visite https://www.cdc.gov/fungal//coccidioidomycosis/risk-prevention.html

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes