Un experto en hábitos alimenticios nocivos revela que no todo lo que ha oído para bajar de peso es lo que cree

José F. Sánchez. Los Angeles | 29 de julio de 2013

La noticia de que México es el país con más adultos obesos en el mundo no debe ser un pretexto para bajar la guardia en lo que respecta a la situación en Estados Unidos. De hecho, algunos expertos en salud opinan que la diferencia entre los dos países es mínima, si no inexistente.

El Dr. James L. Hardeman, autor del libro “Appears Younger tan Stated Age”, es uno de ellos. Haderman reconoce haber visto de cerca las consecuencias de los malos hábitos alimenticios.

En Newsandexperts.com, el especialista nombra cuatro mitos relacionados a las dietas y cómo estos han ocasionado una información un tanto falsa en los esfuerzos de las personas para bajar de peso.

Mito 1: 30 minutos de ejercicio cada tercer día es suficiente. Depende, está bien para una persona de 25 años con una dieta saludable, pero después de esa edad hay que empezar a tomar otras medidas, como por ejemplo mejorar también los hábitos alimenticios. En el caso de las personas de edad avanzada o con problemas de sobrepeso, se recomienda ejercitarse durante una hora cinco días a la semana.

• Mito 2: Es natural subir de peso con la edad. El metabolismo baja de ritmo con la edad, esto puede provocar ganar unas libras adicionales. Entonces, lo más indicado es tratar de mantener su peso corporal de acuerdo a su peso, estatura y género, no su edad. Hay que tener cuidado con el sedentarismo y el consumo de comidas rápidas y grasosas.

• Mito 3: Debe tomar ocho vasos de agua al día. Lo cierto es que la cantidad de agua necesaria para cada persona varía, por lo que no es necesario fijar una cantidad determinada. Sin embargo, beber mucha agua puede disminuir el apetito, y debe ser la primera opción cuando se tiene sed, no las bebidas azucaradas.

Mito 4: Tomar vitaminas lo hará más saludable. Antes que nada, tenga en cuenta que los fabricantes de suplementos vitamínicos no están obligados a justificar los supuestos beneficios de sus productos. Una dieta equilibrada proporciona todas las vitaminas y minerales necesarios. Existen excepciones, por ejemplo la vitamina B12 para los que no comen productos de animales, el ácido fólico para las mujeres en edad fértil, y la vitamina D para los ancianos. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes