Existen algunas medidas que puede aplicar para aligerar sus deudas y otras en las que tendrá que negociar con el prestamista de la hipoteca

 

Joaquín Benítez | 29 de julio de 2013

Digamos que tiene dos meses de retraso en el pago de la hipoteca, perdió su trabajo, su cheque de desempleo no cubre todos sus gastos, y su cuenta de ahorros está vacía, tiene al límite todas sus tarjetas de crédito y ya no puede hacer los pagos mínimos mensuales, su casa ha perdido el 50 por ciento de su valor y está anclado en una hipoteca con un interés del 5.5 por ciento. ¿Qué puede ser peor que esto?

Si usted experimenta esto o algo similar, sepa que todavía se puede hacer algo. Esta combinación de estrategias le ayudará:

1: Analice sus finanzas. Para hacerlo con eficacia, debe crear una hoja de ingresos y gastos, enumerando cada dólar que entra y sale de su casa. Identifique cualquier gasto innecesario que puede ser eliminado o reducido.

2: Vea los artículos para el hogar comprados a crédito. Todos los grandes almacenes cobran una astronómica tasa de interés del 29.9 por ciento. Si usted ha comprado algo a crédito que no usa, averigüe si puede devolverlo. Si no es así, vea si se puede venderlo en E-bay o Craigslist y utilice ese dinero para pagar la tarjeta de crédito.

Considere estas ideas para hablar con el banco o financiera

• Solicite una tasa de interés más baja en el saldo de su hipoteca. ¿Eso ayudará a evitar la ejecución hipotecaria? Si están dispuestos a bajar la tasa de interés, usted puede seguir haciendo los pagos de la hipoteca.

• Pida que le perdonen los retrasos en los pagos o que ponga los pagos atrasados al final de la hipoteca. Lo que esto significa es que va a agregar los pagos del saldo de la hipoteca. Usted tendrá que pagar intereses sobre ese dinero, pero no tendrá que pagar el dinero de inmediato.

• Solicite una reducción en el saldo de la hipoteca para ponerla a la par con el valor de mercado actual (esto reducirá la hipoteca).

• 
¿Por qué el banco siquiera contemplar una oferta tan ridícula? Considere las opciones del banco por un momento. En realidad, sólo tienen dos: asustarlo para que haga los pagos atrasados ​​en su totalidad o continuar el proceso de ejecución hipotecaria, y esto último es lo que menos interesa al banco. EC

Joaquín Benítez es autor del libro “The Foreclosure Phenomenon: How to Defend Your Home from an Impending Foreclosure” (El fenómeno de la ejecución hipotecaria: Cómo defender su hogar de una ejecución inminente)

Más artículos de interes