Usted puede preparar su propio pan de muerto haciéndolo más sabroso al agregarle dulce de leche. Sirva con chocolate caliente

Uno de los elementos que no pueden faltar en las celebraciones del Día de Muertos es el pan de muerto. Se acostumbra para adornar los altares como parte de las ofrendas, pero también para disfrutarlo con una taza de chocolate caliente en familia. Esta receta tiene un ingrediente adicional que la hace todavía más sabrosa: el dulce de leche.

Rinde: 20 porciones

Ingredientes

• 1 paquete (7 gramos) de levadura en polvo

• 1/2 taza de agua tibia

• 1/2 taza de Dulce de Leche “La Lechera de Nestlé”

• 1/2 taza (1 barra) de mantequilla sin sal

• 1 cucharadita de semillas de anís

• 1/2 cucharadita de sal

• 4 huevos grandes

• 4 y 1/2 tazas de harina para todo uso, (uso dividido)

• 1 yema de huevo, disuelta en 2 cucharaditas de agua

• 2 cucharadas de azúcar granulada, (uso dividido)

Modo de preparación

Mezclar la levadura y el agua tibia en un tazón grande. Dejar crecer por 10 minutos. Caliente el dulce de leche y la mantequilla en una cacerola pequeña a fuego bajo hasta que la mantequilla esté derretida. Añadir el anís, la sal y la mezcla de dulce de leche a la mezcla de levadura y mover bien para combinar.

Añadir los huevos y 1 taza de harina y mezclar bien. Continúe agregando la harina restante, taza por taza mezclando bien. Amasar por 5 minutos. Poner en un tazón grande engrasado. Cubrir con plástico engrasado. Dejar reposar por 1 hora.

Forrar una bandeja grande para hornear con papel pergamino. Golpear la masa con el puño y dividirla por la mitad. De cada mitad corte 3 bolitas pequeñas (de aproximadamente 1 cucharada). Trabaje 4 de las bolitas para formar los “huesos”. De cada una de las mitades de masa forme una bola de pan redondo. Presione suavemente los huesos en cada pan formando una “X”. Trabaje las 2 bolitas restantes para crear la calavera. Coloque la calavera en el centro de cada “X” y presione suavemente. Poner los panes en la bandeja preparada y dejar que crezcan en un lugar tibio durante 30 minutos.

Precaliente el horno a 350º F. Untar la superficie de cada pan con la mezcla de yema de huevo.

Hornear por 20 minutos. Sacar los panes del horno y untar nuevamente la superficie de cada pan con la mezcla de yema de huevo y espolvorear con las 2 cucharadas de azúcar. Regresar al horno por otros 20 minutos. EC 

Receta cortesía de El mejor nido

Más artículos de interes