Todavía es tiempo de sacar la parrilla para preparar unas ricas costillas asadas con un toque distinto al tradicional

Rinde: 6 porciones

Ingredientes:

• 4 libras de costillas de cerdo

• 6 dientes de ajo

• 1 cebolla blanca mediana

• ½ taza de vinagre de sidra

• 2 cucharaditas de mostaza de Dijon

• 2 cucharaditas de salsa inglesa

• 1 cucharadita de orégano

• 1 cucharadita de comino molido

• 1 cucharada de sal

Modo de preparación:

Coloque los ingredientes en una licuadora y mézclalos para hacer el adobo.

Corte las costillas en secciones más pequeñas, en “bloques” de 3 huesos por pieza. Para adobar, coloque las costillas en bolsas de almacenamiento de un galón (o en un recipiente de cerámica o vidrio) y mézclelas con el adobo. Cubra y refrigere durante al menos 8 horas, preferiblemente durante la noche.

Precaliente una parrilla cerrada a 300 ºF. Cubra el fondo de una bandeja para hornear con papel aluminio. Coloque las costillas en la sartén y vierta el adobo restante sobre ellas. Cubra bien la parte superior de la sartén con más papel aluminio.

Coloque las costillas cubiertas dentro de la parrilla cerrada y manténgalas a fuego medio (alrededor de 300 ºF) durante aproximadamente 2 horas; revíselas con cuidado de vez en cuando.

Una vez que las costillas estén cocinadas y blandas, déjelas a un lado y caliente la parrilla. Coloque las costillas con la carne hacia abajo y dórelas durante 6 a 10 minutos por cada lado.

Si le gustan las costillas asadas un poco dulces, puede mezclar miel con un toque de pimienta de cayena. Unte las costillas con la miel especiada y déjelas caramelizar, al cocinarlas 5 minutos más.

Receta cortesía de la campaña Menú Urbano OUTDOORS, de la National Pork Board. EC