Una de las cosas más importantes que los padres pueden hacer para mantener seguros a los bebés mientras duermen

Deanne Tilton Durfee | 14 de noviembre de 2013

Cuando comienzan los meses fríos el mantenerse bien abrigados se convierte en una prioridad, especialmente para las familias con niños pequeños. Es posible que los padres se lleven a dormir con ellos a la cama a sus bebés, los vistan con piezas adicionales de ropa en la noche o los envuelvan en cobijas gruesas. Pero lo que muchos padres bien intencionados no saben es que estos actos de amor pueden aumentar drásticamente el riesgo de asfixia accidental.

Cada cinco días en el condado de Los Angeles un bebé menor de 1 año se asfixia mientras duerme, según datos recientes de The Inter-Agency Council on Child Abuse and Neglect (ICAN). Y cuando hace frío, las probabilidades de que los padres se lleven a sus bebés a dormir con ellos en la misma cama son más altas. Sin embargo, la Academia Americana de Pediatría recomienda que los padres compartan una habitación no una cama, con su bebé. Los bebés pueden asfixiarse fácilmente debajo de cobijas y almohadas, o al momento de voltearse y pegar su rostro y nariz junto al brazo o el pecho de uno de los padres mientras duermen.

Las piezas adicionales de ropa y las cobijas pesadas y voluminosas, también pueden ser mortales. De hecho, lo único que los bebés necesitan durante las noches frías de invierno es una pijama o mameluco de lana con cerradura de cierre o botones hasta el cuello.

Para mantener a su bebé abrigado y asegurarse que duerma de manera segura durante los meses de invierno, siga estas sencillas instrucciones:

• Vista a su bebé con una pijama o mameluco de lana o algodón. No utilice pijamas o mamelucos que lleven gorro porque cuando los bebés giran sus cabezas hacia el gorro, puedan asfixiarse fácilmente.

• Vacíe la cuna. No ponga almohadas, protectores alrededor de la cuna, juguetes de peluche ni cobijas. También evite envolver a su bebé en más de una manta o en cobijas gruesas y pesadas.

• Mantenga el colchón de la cuna firme. En la época de invierno, los padres a veces añaden cobijas adicionales arriba del colchón para mantener a sus bebés calientitos y se sienta más acojinado, pero esto puede asfixiar a los bebés. Una sábana de franela es todo lo que se necesita encima del colchón.

• Regule la temperatura de la habitación. Asegúrese de que la temperatura de la habitación donde el bebé está durmiendo no esté demasiado caliente. Si la temperatura es cómoda para un adulto, no se necesita ponerla más caliente.

• Comparta una habitación, no una cama. Compartir la habitación es mucho más seguro para un bebé que compartir una cama. Después de amamantar a su bebé, las madres deben poner a su bebé a dormir en una cuna que esté al lado de la cama.

De acuerdo con las leyes de propietario/inquilino de California, los propietarios tienen la obligación de mantener sus propiedades en condiciones habitables y proporcionar calefacción en los meses de invierno. Las familias que alquilan una casa o apartamento que no tiene un sistema de calefacción funcional deben contactar al dueño o administrador de la propiedad. EC

Deanne Tilton Durfee es directora ejecutiva de the Inter-Agency Council on Child Abuse and Neglect (ICAN por sus siglas en inglés). ICAN y ICAN Associates se han asociado con First 5 LA para crear conocimiento acerca de la Campaña Sueño Seguro para el Bebé y ayudar a prevenir que las familias sufran la evitable tragedia de perder a un bebé debido a prácticas inseguras para dormir. Puede obtener más información en www.SafeSleepForBaby.com.

Más artículos de interes