Es especialmente importante vacunar a los niños y a todo el personal que trabaja en las escuelas y guarderías, porque están en contacto directo con otros niños, lo cual pudiera contribuir a la rápida propagación de la influenza. Los niños son menos propensos a lavarse las manos frecuentemente y a “taparse la boca” cuando tosen.

“La mayoría de las personas desconoce que la temporada de influenza llega a su punto máximo en febrero y que siguen ocurriendo casos en los meses siguientes”, afirmó la moderadora de la Coalición, Carol J. Baker, M.D., FAAP, FIDSA.

Después de la vacuna, la protección total contra la influenza tarda cerca de dos semanas. También deben tener en cuenta la coordinación anticipada de la vacunación en casos de niños menores de nueve años que se vacunan por primera vez, o que hayan recibido una sola dosis en años anteriores. Estos niños necesitan dos dosis con cuatro semanas de diferencia, para lograr la mayor protección contra la influenza en esta temporada.

La Coalición ha creado un nuevo sitio web, www.PrevengaLaGripeInfantil.org para proporcionarles a padres, a personas que trabajan con niños y a profesionales de la salud, información actual acerca de la influenza y la vacunación contra la misma. También cuenta con un enlace para buscar clínicas locales que ofrecen la vacuna.

Acerca de la influenza

La influenza es una enfermedad seria y potencialmente mortal que se propaga con gran rapidez. Cualquier persona puede contraerla, pero los niveles de contagio son mayores en los niños. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que todos los niños desde los seis meses a los cinco años de edad sean vacunados cada año contra la influenza.

Esta enfermedad suele aparecer súbitamente. Sus síntomas consisten usualmente en fiebre alta, dolores, temblores, dolor de cabeza, tos, dolor de garganta y gran secreción u obstrucción nasal. Los niños, especialmente los infantes y párvulos, pueden presentar sólo fiebre y estar menos activos, o síntomas adicionales que no experimentan los adultos, como dolores de oído, náuseas y vómitos. Los CDC también recomiendan la vacunación anual en niños con ciertos trastornos de salud (como asma, diabetes, enfermedades cardiacas, deficiencias inmunológicas). Estos niños corren mayor riesgo de complicaciones en caso de contraer la influenza.

Para obtener más información, visite el sitio web: www.nfid.org

Información proporcionada por Contexto Latino

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes