Un grupo de especialistas que investigan los cambios genéticos ligados al autismo señalan en un reporte, recientemente publica-do en la revista Pediatrics, que una nueva prueba que se realiza para detectar ADN borrado o extra en los cromosomas del genoma humano, fue mucho más eficaz que las pruebas que actualmente se usan para detectar esta enfermedad.

Según los investigadores, la prueba, a la que llamaron análisis cromosómico por micromatriz (CMA, por sus siglas en inglés), se debería incluir entre los primeros exámenes que se aplican para hallar las causas genéticas del autismo en los niños.

Cabe señalar que esta condición, el autismo, no tiene cura y afecta a uno de cada 110 niños es los Estados Unidos. Los niveles de gravedad de esta enfermedad varían desde padecimientos leves hasta casos que incapacitan socialmente a quien la padece.

Actualmente se realizan dos pruebas preliminares para detectar las causas genéticas de esta enfermedad, pero los responsables del estudio opinan que con éstas no se obtienen resultados más definitivos, esto a pesar de que la genética suele ser responsable de hasta el 15 por ciento del autismo infantil.

De acuerdo al reporte de los expertos, la prueba por micromatriz es más eficaz porque abarca el análisis de todo el genoma en busca de áreas donde haya cromosomas extra o cromosomas instalados en zonas equivocadas.

Para obtener estos resultados, el equipo de investigadores comparó el funcionamiento de las pruebas entre más de 900 pacientes a los que se les detectó autismo, y que se sometieron a una prueba genética en los años 2006, 2007 y 2008. Una vez aplicadas las tres pruebas (las dos que se realizan hasta ahora y la CMA), los expertos encontraron que la CMA fue más certera en sus resulta-dos que las otras dos prueba, incluso si éstas se usaran de forma combinada.

Por esta razón, el grupo de especialistas recomienda que la prueba por micromatriz debería ser parte de los exámenes rutinarios para detectar el autismo infantil. Además, los expertos opinan que las pruebas genéticas servirán a las familias que ya tienen un hijo con autismo, a evaluar los riesgos de tener a otro con la misma condición.

Pero a pesar de los resultados positivos, esta prueba no forma parte de los primeros análisis primarios para detectar la enfermedad, por lo cual las aseguradoras de salud no cubren su costo todavía. Por este motivo, el grupo de investigadores responsable del reporte dijo que esperan brindar razones más evidentes y convincentes para que las aseguradores accedan a pagar por ella.

Para más información sobre el autismo infantil visite www.autism-society.org

Dirija sus comentarios a [email protected].

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes