Hoy en día, la tasa de supervivencia de muchos tipos de cáncer ha mejorado mucho, gracias a los estudios llevados a cabo en St. Jude’s Research Hospital en Los Ángeles, un centro de salud donde los pacientes de cáncer y sus familias reciben toda la ayuda necesaria para superar estas graves enfermedades.

Este hospital es uno de los centros más grandes en el mundo dedicados a la investigación y el tratamiento del cáncer pediátrico, apoyados por investigación continua de tratamientos que conduzcan a la cura e incrementar las tasas de supervivencia de cánceres pediátricos y otras enfermedades infantiles graves. Niños de todas partes del país, e incluso del exterior reciben tratamiento gracias a este hospital.

Por ejemplo, según la página oficial del hospital, cuando los científicos de St. Jude comenzaron sus investigaciones en 1962, únicamente cuatro de cada cien niños diagnosticados con leucemia linfoblástica aguda (LAL), que es la forma más común de cáncer infantil (LAL), sobrevivían a su enfermedad. Sin embargo, hoy en día la tasa de supervivencia es de más del 90%.

Una gran ventaja es que en el hospital St. Jude, las familias se toman en cuenta como una parte esencial en el cuidado físico y psicosocial de los niños, por lo que trabajadores sociales, psicólogos, especialistas y capellanes, ayudan a los pacientes y a sus familias a enfrentar juntos estas enfermedades.

Cómo recibir tratamiento
Si usted cree que su hijo puede beneficiarse de ser parte de los programas que lleva adelante el Hospital St. Jude, no pierda tiempo en buscar ayuda. El hospital St. Jude acepta referencias médicas de niños y adolescentes que hayan recibido recientemente un diagnóstico certero, o cuando exista la sospecha de que padezcan de alguna de las enfermedades bajo investigación en este centro de salud, como ciertos trastornos hematológicos, SIDA y síndromes de inmunodeficiencia congénita y desórdenes genéticos. También los niños con cáncer que han sufrido una recaída luego de haber recibido terapia previa, pueden ser considerados aptos para participar en protocolos específicos de tratamiento.

Para que un paciente sea considerado apto para recibir tratamiento en St. Jude debe ser referido por su médico tratante. Generalmente, debe tener 18 años o menos de edad, y también pueden aceptar niños para cirugías diagnósticas si existe la sospecha de cáncer.

Sin embargo, no todos los pacientes son aceptados, porque las características investigativas del hospital exigen que los pacientes sigan un protocolo específico para ser atendidos. Debido a que el hospital es un centro de investigación, cada paciente admitido es incorporado a un protocolo específico. La información obtenida en esos estudios se utiliza para desarrollar tratamientos más avanzados. Gracias a las terapias desarrolladas en base a estos protocolos, han mejorado las tasas de supervivencia de los niños que padecen estas graves enfermedades.

Especialidades
Algunas de las enfermedades que se tratan con en este hospital oncológico pediátrico son: Astrocitomas/Gliomas, Carcinoma Corticosuprarrenal, Craneofaringioma, Enfermedad de Hodgkin, Enfermedad de anemia drepanocítica, Leucemia Linfoblástica Aguda, Leucemia Mieloide Aguda, Leucemia Promielocítica Aguda, Linfoma no Hodgkin, Meduloblastoma / Tumor Neuroectodérmico Periférico (PNET), Neuroblastoma, Osteopetrosis, Osteosarcoma, Retinoblastoma, Sarcoma de tejidos blandos no rabdomiosarcoma (en inglés NRSTS), Tumor de Wilms, Tumores de células germinales en el cerebro, Tumores del Tronco Encefálico, sarcoma de Swing y VIH / SIDA pediátrico.

Queremos escuchar su opinión y/o experiencia en nuestro blog en español, haga clic aquí.

Para conocer los programas de asistencia a niños con cáncer disponibles en St. Jude’s Hospital, si quiere colaborar con esta obra o servir de voluntario, por favor visite la página web (en español) https://espanol.stjude.org

Dirija sus comentarios a [email protected].

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes