Según la Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association, por sus siglas en inglés) el asma afecta a nueve millones de niños en Estados Unidos por lo que es importante conocer la enfermedad y acudir al médico para recibir el tratamiento adecuado.

El asma es una enfermedad crónica cuyos síntomas incluyen respiración agitada, sensación de ahogo, tos y opresión en el pecho y que suele manifestarse a través de los conocidos “ataques de asma”, que no son más que episodios en los que el aire no puede entrar ni salir de los pulmones de forma natural. Estos ataques son provocados por diferentes tipos de desencadenantes: catarros (un simple resfriado),  alérgenos (como el polen o la caspa de las mascotas), un agente irritante (como el humo de un cigarrillo) o incluso el ejercicio o la exposición al aire frío. Existen otros factores que pueden influir además en la posibilidad de desarrollar la enfermedad como los antecedentes familiares, padecer eczema (alergia en la piel), o que el niño haya estado hospitalizado por una bronquiolitis.

Usted también puede ayudar a que su hijo se sienta mejor siguiendo estas recomendaciones básicas: use las medicinas de la forma indicada por el doctor, dé a su hijo muchos líquidos para mantenerlo bien hidratado, no fume cerca de un niño con asma, use los aparatos prescritos por su médico para monitorear la enfermedad y por supuesto llame al doctor si su hijo empeora después de un ataque.

Más información sobre éste y otros temas en www.aetna.com/espanol

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes