Luca Verne. Los Angeles | 1 de febrero de 2013

La tierra siempre fue buena inversión, y más en tiempos en los que los alimentos cada vez son un valor más codiciado y donde los predios no abundan. Toda esa combinación ha desembocado en una lógica subida de precios en la zona de Fresno, con precios récord en algunos campos a la venta.

De acuerdo al Fresno Bee, no solo son las mejores tierras las que se han beneficiado del auge de precios, sino aquellas incluso marginales y menos fértiles, revalorizadas al calor de todo este movimiento.

“Estamos viendo con incredulidad lo que está pasando en el campo”, explica Dan Errotabere, granjero de la zona desde hace años. En total, el valor de las propiedades ha subido un 4 por ciento en California en el último año o unos 7,200 dólares por acre, reflejo de lo que está ocurriendo en el resto del país.

Para muchos también ha influido en semejante movimiento el fenómeno de la comida orgánica, empujada por cadenas como Wholefoods y Trader Joe’s, receptora de público dispuesto a pagar más por producto de buena calidad y que no hayan sufrido los rigores de la industria en forma de pesticidas, hormonas de crecimiento y otros químicos para aumentar el tamaño y la frecuencia de las producciones de alimentos.

El problema, según los miembros del segmento de bienes raíces de Fresno y sus alrededores, es que por el momento nadie quiere vender, sabedores del buen negocio que representan las tierras en estos momentos.

En cuanto a los productos más deseados, los inversores andan detrás de tierras propicias para viñedos, almendros y mandarinas, una de las frutas más de moda en los supermercados de las grandes ciudades estadounidenses.

Ni siquiera la escasez de agua en determinadas tierras está deteniendo a los ávidos de hacerse con propiedades en el campo. Después está el problema de la falta de mano de obra barata disponible para las cosechas. Las estrictas medidas de seguridad en la frontera con México han reducido de forma notoria el flujo de trabajadores en el campo.

Mechel Paggi, economista y director del Centro de Negocios Agrícolas de Fresno, explica que pese al enorme aumento del precio de la tierra en la última década, la subida del valor de los alimentos ha ayudado a compensar esa situación y hacer el negocio cada vez más atractivo. EC

Compartir

Más artículos de interes