Cómo ayudar al medio ambiente con los regalos, las decoraciones, el árbol de Navidad y hasta reduciendo las emisiones contaminantes en esta temporada

Redacción EC. Los Angeles | 13 de diciembre de 2013

 La llegada de la temporada navideña trae consigo muchas actividades, como la compra de regalos, la preparación de comidas especiales, la decoración de la casa y muchas más. Puede ser muy divertido, pero puede ser más satisfactorio si además minimiza el impacto que esas actividades tienen sobre el medio ambiente.

Las siguientes recomendaciones le ayudarán a tener una Navidad realmente verde:

Para empezar, compre menos regalos. Los regalos hechos en casa siempre son apreciados tanto o más que algo comprado en la tienda. Pintar un cuadro, hornear un pastel o crear un CD con una lista de canciones favoritas pueden ser excelentes alternativas. Otras opciones podrían ser un masaje en un spa local o unas lecciones de música para un músico en ciernes.

Otra forma de ahorrar energía y residuos es reducir las decoraciones navideñas, especialmente con respecto a la iluminación. Un informe de 2008 del Departamento de Energía reveló que la iluminación del día de fiesta en los EE.UU. consume hasta unos seis teravatios-hora de electricidad al año, lo que equivale al consumo eléctrico total de medio millón de hogares en un mes. Si aún así decide disfrutar de las luces navideñas, opte por las luces LED. Estos son menos propensos a iniciar un incendio, consumen menos electricidad y duran diez veces más.

La elección de un árbol de Navidad afecta su huella ambiental. The Epoch Times informa que los árboles artificiales no son necesariamente la respuesta, ya que la mayoría están hechos de productos petroquímicos, PVC o metales. Por otra parte, alrededor del 80 por ciento de los árboles artificiales están hechos en China, es decir, el envío de ellos en camiones, ferrocarriles y barcos de contenedores utiliza una gran cantidad de combustible y emite una gran cantidad de dióxido de carbono. Conseguir un árbol de verdad, de preferencia uno que sea orgánico y sostenible cosechado por un agricultor árbol local, es una mejor opción.

Otra manera de ayudar al medio ambiente es quedarse en casa. Un tercio de las emisiones de carbono que generamos en nuestras vidas diarias vienen de conducir nuestros automóviles, así que es una buena idea no viajar por carretera durante las vacaciones. Por otro lado, el transporte aéreo es uno de los mayores derroches de carbono que hay. EC

Información cortesía de EarthTalk®

Compartir

Más artículos de interes