Su asignatura favorita es matemáticas, pues le supone un desafío que la motiva a esforzarse y superarse. Una vez que ha entendido un problema matemático y sabe cómo resolverlo, siente una gran satisfacción.

Lucila está muy agradecida al sr. Perucho. El es su profesor de física y cada vez que a la joven le costaba  entender un concepto de esta materia, el sr. Perucho reservaba unos minutos después de la clase para asegurarse que Lucila comprendía el problema.

Además de las ciencias, a esta joven le gusta la lectura de libros de ficción y fantasía, y otros que tratan temas de la diversidad étnica. Algunos de sus títulos preferidos son: Going After Cacciato, The Curious Incident of the Dog in the Night Time y The  Assistant. También practica deportes como el voleibol y les gusta tocar la guitarra.

Lucila siempre encuentra un hueco entre sus estudios y vida social para ayudar en Life Team. Se trata de un club que se encarga de repartir ropa y comida entre los más necesitados.

Próximamente comenzará su carrera universitaria en Loyola Marymount University, en donde estudiará Matemáticas. Le gustaría alentar a los estudiantes de secundaria para que también ellos encuentren una fascinación por las matemáticas, o al menos que no la teman y comprendan esta asignatura.
Esta estudiante aconseja a los estudiantes latinos que se esfuercen en sus estudios a pesar de los obstáculos que se puedan encontrar en el camino. Piensa que los jóvenes deben mentalizarse de que sí pueden lograrlo y  no darse por vencidos.

En el caso de Lucila el apoyo de sus padres fue fundamental, por ello pide a todos los padres latinos que motiven a sus hijos a estudiar y se preocupen por su educación en todo momento, lo que asegurará en gran medida el éxito académico de sus hijos.

Lucila cree que para mejorar la educación en California las escuelas deben contar con un profesorado más preparado. En su opinión algunas clases cuentan con maestros que en ocasiones son incapaces de poder contestar la pregunta de uno de sus alumnos por falta de preparación.
Recientemente Lucila ganó el premio Espíritu de Superación de Ford 2005 valorado en $2,000. Su madre fue la que vio el anuncio en televisión y le hizo saber a su hija sobre la beca. La joven está muy agradecida y piensa que será una ayuda para poder pagar el préstamo con el que financiará sus estudios universitarios.

Su sueño es llegar a ser profesora de Ingeniería u Ortodoncista.

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes