El nuevo técnico de la selección de México necesita a un caudillo en la cancha para dirigir a diez guerreros y rescatar al equipo del paredón

Pepe Penales. Los Angeles | 20 de septiembre de 2013

Después del empate ante Jamaica, en casa, en el arranque del hexagonal, el Tri se convirtió en una horda desordenada, temerosa e indecisa. Desde ese instante se sintió tocado, vulnerable, confundido. Sus rivales en fila se dieron cuenta de su debilidad anímica y futbolística y cobraron dividendos. El otrora poderoso equipo azteca está en terapia intensiva asistido por un respirador artificial, sujeto a un milagro para regresar a la vida. Hoy, el cirujano es otro. Vucetich tiene en sus manos la difícil tarea de reanimar al enfermo.

Ni Reyna, ni Peralta, ni Corona, ni Salcido, ni Torrado. No se vio a un líder capaz de organizar las tropas. Resultado: se perdieron varias batallas importantes. Desde la salida de Cuauhtémoc Blanco de la selección tricolor, el pelotón verde carece de un mariscal que se eche el equipo al hombro, a uno que reclame, que intervenga, que alce la voz.

Vuce se dio cuenta de que el equipo jugaba a la deriva, sin un capitán, sin un almirante, sin alguien que los aplacara y los pusiera en orden, sin un caudillo. Así lo demuestra el llamado de un líder nato: Rafael Márquez Alvarez. El michoacano regresa a la selección con las pilas recargadas y con 34 años a cuestas, pero con la experiencia suficiente para conducir a diez guerreros que estén dispuestos a seguirlo y a pelear a su lado.

Los nuevos convocados se han declarado listos para la batalla. Son del ámbito local y al conocerse la lista se notaron los aires de cambio, de borrón y cuenta nueva. Liderazgo en todas las líneas, empezando por Corona en el arco, no creo que le deban quitar el puesto. También están Magallón, Lucas Lobos, Aldo de Nigris, Hugo Ayala, “Gullit” Peña, Luis Montes, Marco Fabián, Raúl Jiménez y Layún. Vuce tendrá de donde elegir.

Renovación y liderazgo parecen ser las claves del nuevo técnico del Tri. Le faltan los “europeos”. El objetivo es traer a Vela. El “Bombardero” sería fundamental si traslada su buen momento con la Real Sociedad a su selección. Pero el jefe será Márquez, será el Napoleón, el Alejandro Magno, el Pancho Villa, el que dirija desde la cancha. La misión es rescatar el pase al Mundial. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes