Los Gallos Blancos necesitan más que un milagro y la ayuda de otros para lograr su permanencia

Pepe Penales. Los Angeles | 19 de abril de 2013

Se revuelve, pelea y picotea intentando salvarse. Pero es un gallo moribundo, listo para la cazuela. Querétaro va rumbo al descenso en picada y sin colchón. Necesita más que un milagro para quedarse. Tres victorias y que los Camoteros del Puebla no hagan siquiera un punto. Algo más que imposible.

Los Gallos Blancos arrastran un miserable récord negativo en los últimos 6 torneos, una diferencia de gol de menos 64. Así la soga se fue apretando cada vez más. Un hálito de vida los mantenía aleteando antes de su duelo contra San Luis, pero ya con la mirada perdida de los condenados.

Ironías de la vida. Querétaro tenía posibilidades de colarse a la liguilla, pero una ancla muy pesada los seguía arrastrando a la perdición. Les puede servir el coraje que han demostrado en lo que va del torneo. En motivarse y reagruparse para regresar el siguiente año. Muchos ya lo tienen en mente. Ignacio Ambriz habría mencionado que no lo asusta dirigir en la división de ascenso. El presidente del equipo, el ex portero Adolfo Ríos, hizo lo propio dando a entender que si bajan buscarían de inmediato pelear el ascenso.

Del otro lado de la moneda el gallo dice que mientras haya vida hay esperanza. Digamos que todo juega en contra de la lógica y que los queretanos llegan al final de la temporada con apenas lo justo, con una tablita para salvarse. Todo se definiría en la última fecha. En casa, en un estadio de La Corregidora tachado de estar maldito. Puebla sería el último rival, el otro condenado que también estaría luchando por la permanencia, con un mejor equipo (en el papel) y con un técnico más experimentado en estas lides.

Todo puede pasar. Las hazañas existen y los milagros también. Claro que en este momento Querétaro ya empieza a apestar y solo las victorias ante San Luis, Chivas y Puebla, y que los de la franja no consigan un solo punto, haría que los gallos se recuperaran de una pelea que ya estaba más que perdida.

Ahora la directiva del equipo tiene que reaccionar, esforzarse con una buena inyección de dinero para llevar refuerzos de peso. Pero mientras, tendrá que empezar desde abajo. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes