Un suicidio. Así ven muchos la decisión de que México vaya con un equipo alterno a la Copa América 2011. Pero ya no hay vuelta atrás. Es hora de enfocar las baterías y encarar el torneo con lo poco o mucho que se tenga.

Mientras los jugadores del primer equipo descansan después de disputar la Copa Oro, los más “verdes” se la tendrán que jugar con alma, vida y corazón en el torneo continental.

Pero hay que ver el otro lado de la moneda. La del positivismo. La del lado amable. Por ejemplo, la gran oportunidad que tendrán estos jóvenes menores de 22 años de hacer un buen papel y de ir agarrando tono para los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

La mayoría de seleccionados ya tienen sus millas recorridas en la liga local y en el extranjero. Elementos como Marco  Fabián de la Mora, Javier Aquino, Néstor Calderón, Javier Cortés y Jonathan Dos Santos tienen los arrestos para dar la pelea de tú a tú.

Los refuerzos también tienen su aporte. En el arco estará el titular de las Chivas, Luis Ernesto Michel. En la zaga “El Pato” Araujo es símbolo de seguridad. Paul Nicolás Aguilar es un lateral con mucho potencial que acaba de fichar para las Aguilas del América. Adelante se cuenta con los goles y movilidad de Oribe Peralta y Rafael Márquez Lugo, dos que tienen un colmillo largo y retorcido. Giovani dos Santos es el baluarte en el ataque mexicano. El mayor de los hermanos apenas tuvo tiempo de tomar un avión rumbo al país austral luego de su participación con el Tri mayor en la Copa Oro.

En cuanto al resto del plantel, lo que no está en duda es la ambición y el espíritu de lucha que todo joven saca a relucir en este tipo de competencia. Por velocidad no quedará. Las piernas dan para ir y venir. Y si la estrategia del “Flaco” Tena se plasma en la cancha se pueden cosechar buenos resultados.

Es cierto que a México le tocó bailar con la más fea. Tendrá que vérselas con dos equipos contendientes al título como Uruguay y Chile, además de un desconcertante Perú. Pero si los aztecas logran pasar esta aduana, se pueden agrandar.

Con Argentina 2011 serán ocho las veces que los del norte acuden a la copa. Siempre como invitados. No les ha ido tan mal, tienen cosechados dos subcampeonatos y tres terceros lugares. Pero no hay nada tan dulce como un título de campeón.

Será una lucha desigual. Los del sur presentan todo el arsenal completo a excepción de Brasil que tiene en Dani Alves, Neymar y Robinho a su cartas fuertes. Son los locales los que van por todas las canicas. Argentina tiene a todos sus foráneos, incluyendo a su máxima estrella Lionel Messi. Obligados por su condición de local, por su historia y por su sequía de títulos son los máximos favoritos. Abajo en la lista se encuentran Uruguay, Paraguay y Chile, equipos mundialistas del año pasado que también apuestan por la corona.

Así luce el panorama para México. Tendrá que plantar cara con lo que tiene y aguantar firme el fuego del enemigo si es que quiere conseguir algo. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes