El carismático portugués Cristiano Ronaldo parece haberse sacudido la apatía y las lesiones en lo que fue su temporada de presentación con El Real Madrid, para perfilarse como uno de los máximos romperredes del cuadro merengue en la presente campaña.

Luego de una decepcionante participación en el Mundial sudafricano, el de Madeira por fin encontró la llave para abrir las puertas enemigas. En nueve jornadas ya ha marcado once pepinos y muchos se preguntan si podrá mantener el ritmo para acercarse o superar a una leyenda de los Merengues, el mexicano Hugo Sánchez, quien en la temporada 89-90 se destapó con 38 goles.

Al igual que Sánchez en aquella época dorada del equipo cuando el ariete estaba acompañado por otros legendarios como Butragueño, Míchel, Sanchís, Martín Vázquez, Camacho y Gordillo, entre otros, el actual número 7 portugués también tiene a su lado una pléyade de grandes elementos como Higuaín, Di María, Ozil, Kaká, Casillas, Ramos y demás.

El arranque del delantero estrella de los blancos ha sido espectacular, promediando más de un gol por partido, sobre todo teniendo en cuenta que en el frente de ataque del equipo hay otros que también están marcado como el propio Higuaín y el recién adquirido Di María; contrario al “Pentapichichi” mexicano, que era el referente en el área enemiga y al que parecía iban dirigidos todos los balones con intenciones de gol.

Muy disímiles en su accionar. Uno zurdo y el otro diestro. Uno espectacular y el otro con la potencia de un ferrocarril. Uno que las metía de todos los ángulos de primera intención y el otro que se las fabrica él solo a base de velocidad y fuerza.
Pero a pesar de todas las comparaciones, Ronaldo apenas se va abriendo paso en la historia merengue. Le faltan muchos goles para igualar a “Hugol” y su récord, eso sin contar con que el azteca se coronó campeón de goleo en la liga ibérica en cinco ocasiones, cuatro de ellas con los blancos.

Por tiempo no queda. De aquí a que se acabe la temporada en España con sus 38 fechas, el portugués sólo tiene que dejar el pie puesto en el acelerador para ver cómo la marca de goleo se asoma con más claridad en el horizonte. Se ve difícil, mas no imposible.

Dirija sus comentarios a [email protected].

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes