Víctor Manuel Vucetich es el nuevo técnico de la selección mexicana, ¿tendrá tiempo suficiente para rescatar al Tri del abismo?

Pepe Penales. Los Angeles | 13 de septiembre de 2013

Dos partidos, tal vez cuatro. Víctor Manuel Vucetich fue llamado de emergencia para salvar al Tri, para tratar de rescatar a un moribundo de las garras de la huesuda. El tamaulipeco estaba sin trabajo y aceptó una misión que ya había rechazado antes.

Vuce tendrá casi un mes para operar el milagro, para cambiar el chip de los jugadores, para recuperar la mentalidad de un grupo que ahora está por los suelos. No hay vuelta atrás. No fue ni “El Piojo” Herrera, ni La Volpe, ni Bielsa, ni Aguirre, ni la Santísima Trinidad. Se la jugaron a todo o nada con el ex técnico del Monterrey.

Pero es en la cancha donde se ganan los partidos y hoy por hoy no se le pueden pedir peras al olmo. Hay que ver si Vucetich se atreve a sentar a algunas de las “vacas sagradas” y poner a elementos que se jueguen la vida, que dejen la piel en cada jugada, que se quieran poner la verde sin querer cobrar millones. “Yo le pondría la camiseta de la selección a jugadores del León y del América”, dijo en ESPN Deportes Gustavo Matosas, el técnico de los Panzas Verdes, dando a entender que son estos dos los que salen a jugar para ganar de todas, todas. Matosas no anda muy errado, si a los dos equipos anteriores le sumamos tal vez a Xolos y a Santos, el resto de los cuadros del máximo circuito son de medio pelo para abajo en lo futbolístico.

Cunde el pánico por la situación del Tri mexicano. No ir al Mundial sería una pérdida multimillonaria que afectaría directa e indirectamente varios intereses. Es ahí donde más duele, cuando a uno le tocan el bolsillo. Urge salvar al Tri.

Se habla de traer a Vela y a Ochoa como parte del revulsivo, pero no va a pasar nada si no se trabaja también con la mentalidad del jugador. Para eso Aguirre se pintaba solo, él si sacaba el guerrero que todos llevan dentro.

Veremos si Vucetich es el “Rey Midas” con el poder y la capacidad de devolverle al plantel la confianza, el hálito de vida, la fuerza y la determinación que necesita, y trasladarlo al terreno de juego. Panamá, Costa Rica y Nueva Zelanda no quieren ser parte de esto. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes