El estadio Azul de la colonia Nochebuena en la capital mexicana vivió momentos de llanto, de coraje y de impotencia al ver cómo el cuadro de casa era vejado y echado fuera de la liguilla por unos Pumas hambrientos que acabaron con el sueño celeste de por fin levantar la copa.

Nada de maldiciones, de mala suerte ni de jugarretas del destino. Se jugó mal y punto. No hay que echarle la culpa a malos presagios ni a tantas excusas paranormales. Los partidos de fútbol se ganan con goles y con un buen planteamiento técnico, dos cosas que no tuvo Cruz Azul en el segundo duelo ante los Pumas.

Todos se dieron cuenta que el “Ojitos” Meza inició con un cuadro distinto al que venía jugando de forma regular, sobre todo en zona de defensa, lo que tuvo repercusiones desde el silbatazo de arranque cuando Martín Bravo se paseó como Pedro por su casa para vencer con su disparo al meta Corona.

Descontrolados por el tempranero gol, los azules se arrugaron y fueron un mar de dudas. Encima el equipo se vio diezmado por las lesiones de Torrado y Vela, y la tonta expulsión de Cervantes, lo que al final hipotecó toda esperanza celeste.

Esto fue bien aprovechado por los felinos universitarios que entraron decididos a dejar el alma en la cancha y a pelear cada balón hasta con los dientes. Por el lado azul, “El Chaco” y Villa nunca aparecieron en el partido y apenas fueron una sombra de lo que se esperaba de ellos.

Lo peor es que la afición se volvió a ilusionar. Una temporada regular en la cima y con todo para terminar con la sequía de títulos que ya dura 13 años, hacían suponer que esta vez sería diferente. Pero no, la triste realidad es la misma que ha acompañado al cuadro cementero por más de una década.

Lo que le queda al equipo de Meza es dejarse de lamentos y seguir trabajando sobre las mismas bases para conseguir el escurridizo campeonato. Esto es cosa de seguir insistiendo, de tragarse las burlas y de olvidarse de maldiciones y de mala suerte.

Dirija sus comentarios a [email protected].

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes