Con un frío que cala hasta los huesos, los jugadores de las selecciones favoritas parecen sufrir de hipotermia en los diferentes escenarios donde se disputa la Copa América. No hay magia. No hay espectáculo y el fútbol aparece a cuentagotas. Tan pobre fue el arranque de la copa que en los primeros seis partidos se registró un solitario triunfo y sólo se marcaron ocho goles en total.

Los locales parecen los más afectados. En su debut, Argentina no pudo abrir el cerrojo boliviano y con angustia apenas consiguió un empate. Contra Colombia tampoco despertaron, sus delanteros hicieron mutis y parece que juegan para beneficio propio. Los Cafeteros los tuvieron en un puño, pero su mala puntería y las atajadas de Romero evitaron la catástrofe en el “cementerio de los elefantes”.

Tampoco Brasil brilló. En su debut le regalaron un empate a Venezuela. Neymar, Pato, Robinho y Ganso no carburan. No se vio chispa, ni la alegría por el juego, eso que caracteriza a los amazónicos y que desde hace tiempo lo practican cada vez menos.

Chile fue el que mejor fútbol exhibió. Derrotó a los juveniles mexicanos con una remontada, pero hay que ver cómo reaccionan ante rivales de mayor calado.

Los uruguayos sufrieron más de la cuenta en su debut contra Perú. Los incas les hicieron partido con un planteamiento inteligente y con las escapadas veloces de sus atacantes.

Esta vez el invitado incómodo parece ser Costa Rica. Los ticos y su novel escuadra se repusieron de una apretada derrota con Colombia, para desquitarse con Bolivia con un triunfo claro de 2-0. Se ve la mano de La Volpe en el funcionamiento del equipo. Su prueba de fuego será cuando enfrenten al anfitrión que, por su parte, se juega su pase a la siguiente ronda.

Los llamados grandes tienen que apretar tuercas. Que se hagan a la idea de que no se gana con el nombre ni con la camiseta. Hay que arremangarse y trabajar duro. La afición espera mucho más de los protagonistas, que aparezca ese espíritu de lucha que genera grandes actuaciones, que las estrellas brillen de una vez, pero sobre todo… que haya goles. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes