El sueño está más vivo que nunca. El Barcelona no solo está más cerca de la final de la Champions League sino que batió una marca histórica: logró superar los octavos de final del torneo más prestigioso a nivel de clubes después de haber sido campeón el año anterior.

De hecho, es el segundo club en la historia de la versión moderna de la competición —comenzó a llamarse Champions League en 1992— que alcanza esa ronda. Antes, todos y cada uno de los campeones del año anterior cayeron en esa eliminatoria o en la fase de grupos anterior.

Por eso Pep Guardiola, el técnico de los catalanes sabía de la importancia del partido ante el Sttutgart alemán y puso sobre el césped a los mismos hombres que el pasado domingo golearon al Valencia por 3-0.

Con Messi, Henry y Pedro en punta, los catalanes no tuvieron problemas en liquidar al débil conjunto alemán por 4-0, después de un empate en Alemania que decantaba ligeramente la eliminatoria en favor del conjunto español.

Messi, en una racha goleadora de impresión, abrió el marcador a los 13 minutos con otro eslalom de los suyos qe acabó en un golazo desde fuera del área y con cuatro alemanes tratando de obstaculizar al argentino sin ningún éxito.

Unos minutos más tarde, en el 22, volvió a aparecer la figura del pequeño argentino, que le metió un pase en diagonal al de Costa de Marfil, Touré Yayá, para que éste dejara a Pedro solo para empujar ante la portería de Lehman.

El Sttutgart, que se acercó con timidez a la portería de Victor Valdés, fue una caricatura de equipo ante un Barcelona sin su cerebro, Xavi, lesionado para 15 días en el último entrenamiento, y sin su delantero estrella, Zlatan Ibrahimovic, que se quedó calentando banquillo durante casi todo el encuentro por decisión técnica.

Pese a todo, los culés siguieron a lo suyo y en otra de las galopadas por la banda derecha llegó el tercero y el segundo en la cuenta personal de Messi. Pase de Pedro, tacón de Alves y disparo raso a la media vuelta del 10 argentino.

Ya con los brazos completamente caídos, los alemanes vieron llegar el cuarto tras un caño de gran clase de Ibrahimovic, que conectó con Bojan Krikic para que batiera de nuevo a Lehman, redondeando la noche en Barcelona.

Ahora queda por ver a quién le toca en el sorteo a los catalanes, que aspiran a superar al Manchester United de Cristiano Ronaldo, único equipo que ha ganado la Copa de Europa y el año siguiente disputó la final, precisamente contra el Barcelona en Roma. Ganarla de nuevo en la final de Madrid, y batir ese récord, sería tocar el cielo para los catalanes, un sueño para cualquier barcelonista.

Dirija sus comentarios a [email protected].


Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes