Cementeros y Aguilas pueden acabar con el dominio de los equipos norteños si logran demostrar en la cancha su mejor posición en la tabla

Pepe Penales. Los Angeles | 17 de mayo de 2013

Son dos equipos grandes, con historia, con títulos y con muchísimos seguidores. A los dos les urge ganar un título y saben que están a un tris de llegar a la última cita. América y Cruz Azul quieren que la final sea chilanga. Quieren quitarle el dominio a los norteños.

Las Aguilas llevan dos semifinales perdidas de forma consecutiva con el “Piojo” Herrera al mando. No quiere una tercera. Antes deberá quitarse de encima al Monterrey. Misión complicada que requiere de toda la concentración y los goles del delantero más explosivo de México, un “Chucho” Benítez tricampeón de goleo y con cien pepinos en el fútbol azteca. Hay que sacarle rendimiento a una inversión de 10 millones de dólares que los de Coapa pagaron por el delantero ecuatoriano. Al momento de hacer esta nota, el ecuatoriano había vacunado dos veces a los Rayados en el duelo de ida en el Tec, partido que al final terminó en empate a dos. Un empate que sabe a triunfo para los capitalinos.

Entre tanto, una Máquina recuperada del tremendo susto que se llevó en su visita a Monarcas viajó a la comarca lagunera a otra misión de alto riesgo. Santos es tanto o más peligroso que los michoacanos y llegaron de dar una demostración de poder ofensivo ante los Zorros del Atlas.

Los seguidores celestes rezan para que el equipo se vuelva a enchufar, que el “Chaco” sea el conductor pensante y explosivo, que Pavone afine la puntería, que Teófilo aparezca, que Barrera encare y desborde, que Torrado sea impasable, que Flores se atreva y que Corona, bueno, que sea Corona.

Si América y Cruz Azul avanzan será una final con sabor chilango, a tacos de suadero, a tortas cubanas, a huaraches, a tacos de canasta, a tepache, a todo ese folklor que se vive en la Nochebuena y en Santa Ursula, y en todo el conglomerado de barrios y colonias del D.F. que pululan de seguidores de ambos equipos.

Son dos grandes con hambre de triunfo, con la oportunidad de oro para ceñirse la corona que en los últimos torneos se la han prestado los equipos del norte. Pero antes hay que llegar. A ver qué dicen Santos y Monterrey. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles

Más artículos de interes