Pepe Penales. Los Angeles | 28 de diciembre de 2012

Le han tenido paciencia a Miguel Herrera. Desde que llegó para sacar al América del marasmo le ha ido bien, aunque no ha logrado hacerlo campeón. Y eso en un equipo como el milloneta suena a fracaso.

En los dos últimos torneos, el equipo preferido de Televisa se ha colado a las semifinales, pero primero Monterrey y luego Toluca lo han detenido en seco en sus aspiraciones por ponerse la corona.

Han llegado jugadores. Otros se han marchado. Se ajustan líneas. Se aprietan tuercas. El viernes 4 de enero arranca otra temporada y las Aguilas se apuntan ya como candidatos. Un día después debutan en el Azteca ante los Rayados. Una dura prueba para los capitalinos.

Para esta nueva aventura la directiva encabezada por Ricardo Peláez decidió apuntalar las tres zonas medulares del equipo. Abajo se hizo con los servicios del “Maza” Rodríguez. Un repatriado con pasado chiva que en junio cubrirá la vacante que dejará Diego Reyes. En el medio terreno jugará Osvaldito Martínez, un veloz todoterreno que intentará hacer olvidar al “Rolfi” Montenegro y Rosinei. Y arriba pretenden destruir redes con los bombarderos ecuatorianos Chucho Benítez y el recién llegado Mina.

Los que seguirán banqueando son el “Hobbit” Bermúdez, Miguel Layún, Efraín Juárez y el “Topo” Valenzuela, entre otros. A pesar de la riqueza del plantel no parece garantía suficiente para llegar a la final con comodidad. Ya no es cosa de los equipos “grandes”. Está demostrado que hay otros, los desarraigados, que pueden pelear por la corona. León, Tijuana, Santos, Monterrey, Toluca y Tigres son solo algunos de ellos. Con estos tendrá que batallar el equipo americanista para despejar el camino. Ni Chivas ni Cruz Azul, y menos Pumas, aparecen en su horizonte como otros candidatos que le quieran quitar posibilidades.

Su historia lo exige. Su afición lo demanda. Su directiva lo ansía. América tiene que ir por todas las canicas no en esta sino en todas las temporadas. No va a ganar todas, pero lo suyo debe ser salir a ganar siempre y además gustar y convencer. Miguel Herrera lo sabe y entiende que ésta podría ser su última oportunidad para seguir al frente del equipo azulcrema. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes