Juan Manuel Márquez se enfrenta a Mike Alvarado en Inglewood y si gana, le espera otro agarrón con su gran enemigo, el filipino Paquiao

El mexicano Juan Manuel Márquez quiere demostrar que todavía tiene dinamita en los puños. A punto de cumplir 41 años, el capitalino ve el retiro cada vez más cerca, pero antes tiene una cita peligrosa el próximo sábado en el remodelado y renacido Forum de Inglewood ante el duro Mike Alvarado.

Los dos púgiles vienen de sendas derrotas, por lo que quieren y necesitan un triunfo para resarcir daños y para ponerse de cara a una pelea de campeonato. El duelo está pactado en peso wélter, división en la que el mexicano perdió su anterior combate con Timothy Bradley, mientras que para Alvarado será una prueba de fuego, puesto que estará subiendo de categoría.

Pero viendo más allá del agarrón del sábado, se vislumbra otro encuentro entre Márquez y Paquiao, si es que el defeño se sale con la suya. Una rivalidad que sigue con los años. El filipino todavía con la espina clavada por ese tremendo derechazo del azteca que lo mandó al limbo en su pelea de diciembre del 2012.

“El Dinamita” había dicho que ya no le interesaba darse de golpes con el “Pacman”, pero como no termina de retirarse y como en el aire de seguro hay una millonada en juego, ni modo de hacerle el feo.

La preparación del mexicano lo tiene a punto para su pelea del sábado. Es más, su entrenador Nacho Beristáin vaticinó que Alvarado no pasará del décimo asalto. El propio Márquez aseguró estar en excelentes condiciones físicas y ante la pregunta de si se retiraría si fuera derrotado por el de Denver, respondió que no le gusta pensar en negativo, pero que verá cómo le responde el cuerpo para ver si sigue en esta difícil carrera de los ganchos, los rectos y los volados.

Claro, la gran mayoría quiere que gane el mexicano. Ya saborean otro encontronazo contra Paquiao, pero hay que ver lo que opina Alvarado. Eso se sabrá este sábado. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes