Cosas de la publicidad dirían los entendidos. Eso de la cancelación de la mega pelea entre los considerados mejores boxeadores del mundo libra por libra, no es otra cosa que llamar la atención para generar más interés y, por consiguiente, más dinero.

En varias ocasiones nos han vendido las llamadas “peleas del siglo” entre los mejores del planeta. Cada una debía superar a la anterior en cuanto a la promoción del combate y la de Mayweather y Paquiao no podía ser la excepción. Yo por eso no me trago eso de que se acabaron las pláticas, de que no habrá pelea. Usted verá que en cuanto haya más dinero sobre la mesa los dos accederán a darse de golpes arriba de un ring.

Y es que ambos púgiles no tienen otra salida. En este momento no hay contrincantes de peso que les hagan sombra, lo cual lleva a la final conclusión de que se tienen que enfrentar entre ellos. Y quien sabe, pero tal vez los promotores ya hasta tengan cocinando la segunda y hasta la tercera parte de este combate. La danza de los millones.

Recuerde que antes de la pelea de Manny Paquiao contra el inglés Ricky Hatton se habían roto las negociaciones para que ésta se realizara. En aquella ocasión la manzana de la discordia fue el porcentaje de dinero que le correspondía a cada boxeador. Al final y cuando se daba por un hecho de que no habrá combate, todo se solucionó.

En esta ocasión el desacuerdo surge por los exámenes antidopaje. Que si Pacquiao no quiere someterse a las pruebas. Que si Mayweather tiene miedo y por eso pone tantas trabas. En fin, lo cierto es el pleito también parece darse entre los promotores: Golden Boy Promotions y Top Rank. No es ningún secreto que las relaciones entre ambas no es la mejor. Pero también los dos saben que no pueden vivir el uno sin el otro. El suyo es un “amor apache”, en el que a pesar de que se lastiman no pueden estar separados por mucho tiempo.

De un momento a otro los caminos de Mayweather y el Pacman se van a cruzar, por más que le den vueltas al asunto. ¿A quién le interesa ver al nativo de Michigan pelear contra un desconocido o un cartucho quemado? ¿O al filipino subirse al entarimado para intercambiar golpes con un don nadie?

En conferencia de prensa Floyd Mayweather manifestó su malestar porque lo culpan del fracaso de las negociaciones. “Estoy hastiado. No sólo quiero pelear (con Paquiao), quiero patearle el trasero”, estalló el estadounidense.

A ver cuanto tiempo debemos esperar para que las aguas se calmen y puedan por fin concretar la pelea, la cual estaba pactada para el 13 de marzo en el MGM Grand de Las Vegas. Cosas de la publicidad, ¿no cree usted?

Díganos su opinión. Escriba a: [email protected] ó 1 (800) 242-2527.

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes