El 12 de agosto de 1982 murió trágicamente unos de los más grandes ídolos del boxeo mexicano, Salvador Sánchez Narváez, quien con sólo 23 años de edad era en ese momento el mejor libra por libra del mundo en los pesos pluma. Un accidente automovilístico fue lo que acabó con su vida, aunque su legado se ha mantenido latente en el ambiente pugilístico y en el de sus familiares.

Quien parece haber heredado no solamente sus genes biológicos, sino el gusto por el boxeo es su sobrino Salvador Sánchez Jr., nombrado así por Don Juvencio, hermano del desaparecido campeón del mundo y padre de “Chava,” como lo conocen sus allegados.

Nacido el 20 de septiembre de 1985, tres años después de la muerte del gran Sal Sánchez, “Chava” creció oyendo y viendo en video las peleas de su tío, y con el paso de los años se decidió a seguir sus pasos.

Su actual entrenador, Elvis Grant Phillip es el más sorprendido por el parecido de Chava con su tío, y si hay alguien que conoce a la familia Sánchez es él, ya que tuvo la oportunidad de trabajar con el gran campeón y siempre se ha mantenido en contacto con la familia desde que éste falleció. “ Tiene la misma técnica, la disciplina, las ganas y el instinto de su tío,” comentó Phillip.

Y es que basta ver a Chava sobre el ring para hacer de cuenta que el tiempo ha regresado. Esto se hace más evidente porque el joven pugilista usa las vestimentas del tío. Los movimientos, el físico y el pelo encrespado completan la viva imagen del ex campeón.

La familia sigue viviendo en el pueblo de Santiago Tianguistenco, en el Estado de México, cuna del malogrado campeón del mundo. Allá tienen una carnicería que les da para vivir, pero el joven boxeador casi no tiene tiempo para el negocio, ya que pasa gran parte del año en Los Angeles, donde realiza sus entrenamientos.

El récord de este joven talento es bastante respetable, con 18 triunfos, 3 derrotas y 2 empates,  palmarés con el que se presentará en su próximo combate del 13 de marzo en la misma función de la pelea entre Manny Pacquiao y Joshua Clottey.

Salvador Sánchez Jr. tiene que aprovechar esta gran oportunidad para ponerse bajo los reflectores, ya que la cartelera ha recibido una gigantesca promoción no solo por los protagonistas, sino porque se llevará a cabo en el recién estrenado estadio de los Vaqueros de Dallas.

Hasta el momento no se tenía el nombre del rival de “Chava”, pero al igual que su tío, combatirá en peso pluma. Una coincidencia más y una clara muestra de que en ocasiones la historia se repite.

De salir airoso en esta nueva prueba, el sobrino podrá regresar a la plaza del pueblo, donde se erige brillante la estatua de su tío Salvador para poder decirle: “Este triunfo es en tu honor”.

Dirjia sus comentarios a [email protected].

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes