Pepe Penales. Los Angeles | 30 de noviembre de 2012

Son viejos conocidos, pero eso no evita que cuando se vean se agarren a golpes. El combate entre el mexicano Juan Manuel Márquez y el filipino Manny Pacquiao se ha convertido en una de las rivalidades más famosas en la historia del boxeo, y en esta su cuarta pelea se vaticina acción y fuegos artificiales desde que suene la campana del primer round.

“El Dinamita” se ha sentido robado en sus tres peleas con el tagalo. Un empate y dos polémicas derrotas por decisión lo tienen con la espinita clavada por no poder convencer a los jueces de su superioridad sobre Pacquiao.

El sábado en Las Vegas los dos saldrán a despejar dudas. Manny dijo que no quiere dejar en las manos de los jueces la decisión de la pelea y que saldrá por el nócaut desde el inicio del combate. Márquez es de la misma opinión y a juzgar por sus allegados, el capitalino luce impecable física y mentalmente para su nueva cita con el filipino.

No le queda de otra a Márquez. Debe rematar cada episodio con golpes de poder, con dominio, porque si permite que el Pacman cierre con su habitual andanada de golpes, será la misma cantaleta de las peleas anteriores.

Especialmente en el combate de noviembre de 2011 se pudo ver a un mexicano más entero, más inteligente y con más arrestos para llevarse el triunfo, pero al final de cada round ponía el freno a sus envestidas y se exponía a los contragolpes de Paquiao, eso le costó la pelea.

Lo que es seguro es que habrá espectáculo. Estos dos no salen a aburrir a la gente. En cuanto los sueltan se van directamente a buscarse el uno al otro. Uno (Paquiao) con la velocidad y gran repertorio de golpes desde cualquier ángulo, y el otro (Márquez) con una técnica depurada y un poder en los nudillos que puede explotar en cualquier momento.

Combates como éste no cansan al espectador, que de seguro se hará presente en la taquilla y en el pago por evento para ver a estos dos colosos en busca del triunfo, uno que hasta ahora se le ha negado al mexicano. EC

Anuncios de interés en Los Ángeles
SHARE

Más artículos de interes