También, nuestra piel necesita ejercicio físico para estimular la circulación de la sangre, fortalecer los tejidos y equilibrar el proceso de regeneración de las células. Además, la transpiración producida por el ejercicio físico ayuda a eliminar las toxinas y limpiar los poros. 

3 pasos sencillos para cuidar tu piel

Debemos ayudar para que nuestra piel se mantenga radiante y saludable, con prácticas habituales que no son difíciles ni costosas, y que pueden reducirse a tres pasos importantes que debemos ejecutar diariamente:

1. Limpieza. Aplica a tu piel una crema o loción limpiadora suave, dos veces al día. Masajea delicadamente la piel y enjuágala con agua tibia.

2. Hidratación. Mientras la piel está todavía húmeda por el enjuague, aplica una crema o loción suave, luego sécala con una toalla, dando golpecitos ligeros.

3. Protección. Protege tu piel durante el día contra los rayos del sol, con una crema que bloquee tanto los rayos UVA que penetran profundamente hasta la epidermis, y los UVB que alcanzan la parte superior de la piel.  Durante la noche, hay que nutrir la piel aplicando una crema que la revitalizará  haciéndola lucir su frescura.

Si cuidamos de nuestra piel, estamos colaborando con nuestro estado de ánimo y con una vida saludable que nos permitirá disfrutar al máximo de nuestra vida familiar y profesional.

¿Comentarios? Escriba a: [email protected] o llame al: 1(800) 242-2527.

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes