2. Toman demasiados riesgos. Actos como ignorar la luz roja de un semáforo o las señales de tránsito en una zona escolar y el cambiar de carril sin fijarse, son considerados como comportamiento riesgoso. Lo peor del caso es que este tipo de comportamiento es por lo general hecho de forma deliberada.

3. Aceleran mucho. Casi todos los conductores aceleran sus autos ocasionalmente rebasando el límite de velocidad permitida, pero los adolescentes lo hacen porque no comprenden cómo la velocidad de un auto puede afectar sus reflejos en caso de un cambio súbito en la carretera. Muchas veces los jóvenes aceleran de más en áreas residenciales porque las “ven” vacías, sin otros autos que los obstruyan.

4. Sobrecupo. Frecuentemente a los jóvenes les gusta viajar en grupos en un mismo auto, lo que causa que en muchas ocasiones el joven conductor maneja de forma agresiva para lucirse con sus amigos, lo que podría traer fatales consecuencias en caso de accidente.

5. Manejan bajo la influencia del alcohol o drogas. Cuando los adolescentes toman y manejan, se comportan de forma totalmente irresponsable sin poner atención a su propia seguridad, como por ejemplo ponerse el cinturón de seguridad antes de arrancar el auto.

6. Siguen muy de cerca.  Mantener una distancia prudente con otros autos previene accidentes. Tenga en cuenta que a una velocidad de 60 mph, un auto compacto necesita entre 120 y 140 pies para detenerse completamente.

7. No se abrochan. Aproximadamente un 21 por ciento de los conductores jóvenes no se abrochan el cinturón de seguridad. Muchos de ellos creen ser invencibles y que nada les va a pasar si no lo usan, pero los resultados pueden ser desastrosos.

8. Encarando una emergencia. El saber cómo evitar un accidente se gana con la experiencia manejando, y ésta se adquiere en las carreteras. Esta falta de experiencia empeora la situación cuando los jóvenes aceleran o se distraen cuando conducen.

9. Manejan cansados o con sueño. Este punto afecta también a los llamados “buenos” conductores. Los estudiantes que además de sus clases tienen actividades extracurriculares, pueden verse afectados por el cansancio y el sueño, lo que los predispone a sufrir accidentes cuando conducen.

10. Eligen el auto equivocado o no le dan mantenimiento. Muchas veces los jóvenes quieren un auto para presumir, a pesar de que no tienen mucho dinero para comprar uno a su gusto, por lo que a veces pasan por alto las condiciones mecánicas del auto que compran, o les da por comprar accesorios lujosos en vez de darle el debido mantenimiento al vehículo.

Información cortesía de StatePoint.net

Para comentarios: [email protected] ó 1-800-242-2527.

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes