La nueva pick-up de Chevrolet es un guiño a su legión de seguidores a base de músculo, espacio y capacidad de carga

Luca Verne. Los Angeles

Incluso en un entorno bombardeado por la idea de un ecosistema habitado en su mayoría por coches eléctricos, da la impresión de que siempre habrá espacio para un clásico como la Chevy Silverado. El modelo americano, que echó a andar en 1998 y del que se han vendido más de 12 millones de unidades desde entonces, ha vuelto con una versión renovada, elegante y con sus maravillosos excesos habituales.

No en vano, puede presumir de estar en la conversación sobre cual es la mejor pick-up de carga pesada del mercado, en un sector que aún representa el 14% del total, incluso en pleno furor de los vehículos eficientes. Por ventas, sigue siendo la F-150 de Ford, aunque la combinación de Silverado y el Sierra, la otra alternativa pesada de General Motors, no anda demasiado lejos.

Se puede decir que lo más sobresaliente de este nuevo Silverado es que es más grande pero más ligero que el modelo anterior. De salida, está equipado con un motor V-6 de 4.3 litros, aunque existen dos opciones nuevas como un turbo-diesel de 3.0 litros y un turboalimentado de cuatro cilindros de 2.7 litros y 310 caballos de potencia.

Ambos V-8 existentes ahora cuentan con la nueva tecnología de gestión dinámica de combustible (DFM) de Chevy, que mejora el sistema de desactivación de cilindros de gestión activa de combustible (AFM) al emplear 17 modos de disparo diferentes y apagar hasta seis cilindros dependiendo de la demanda del conductor.

Por fuera, Chevrolet ha optado por mantener el look clásico, con toques exteriores para hacerlo más aerodinámico. Sigue siendo la apariencia del Silverado al que estamos acostumbrados. Parte de la novedad reside en su interior, amplio como el salón de una casa. El asiento trasero cuenta con tres pulgadas más de espacio para las piernas, además de compartimentos debajo de los asientos para almacenar todo tipo de objetos, propio de un vehículo que muchos usan como herramienta fundamental de trabajo.

La Silverado cuenta con ocho opciones, un amplio universo de donde elegir. La Work Truck es más fuerte que la versión anterior, equipada con puerta de entrada USB, ruedas de 17 pulgadas, una pantalla táctil conectada a Apple Play y el sistema Android, y sistema de alerta de cambio de carril, entre otras cosas. Nada mal para empezar.

Las pruebas de este modelo discurrieron por las autopistas de Orange County, lejos de terrenos más pedregosos que puedan poner a prueba su verdadera capacidad. Tampoco hubo ocasión para llenar a capacidad su poderoso espacio de carga, pero basta un vistazo para entender que sigue siendo tan capaz de como cualquier alternativa en el mercado.

La ruta designada incluyó una visita al estadio de los Angels en Anaheim, encaje perfecto para un vehículo vinculado de nacimiento con un estilo de vida y una cultura americana que sigue calando entre sus fieles.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes