Las 238 millas de autonomía de este pequeño gran vehículo de General Motors lo convierten en un firme competidor del Model 3 de Tesla

Hace años que Tesla comenzó la revolución de los vehículos eléctricos desde las alturas. Propuso una fórmula a base de modelos netamente ecológicos, desprovistos de emisiones y que al mismo tiempo fueran un lujo en términos de ingeniería y adelantos tecnológicos. Todo ello a precio de oro, exclusivo para bolsillos pudientes. Después lanzó el Model 3 para democratizar la propuesta a razón de 35.000 dólares por unidad, pero de momento no ha mantenido su promesa. El modelo en el mercado es considerablemente más caro.

En ese impasse eterno salpicado por problemas de producción, a Elon Musk le han crecido los enanos, y nunca mejor dicho, modelos como el Chevy Bolt EV, que puede que no sea la respuesta definitiva en la larga y compleja transición hacia lo eléctrico, pero que no anda desencaminado en absoluto.

El eléctrico de Chevy ha sobrevivido a la quema reciente de General Motors, que decidió eliminar de un plumazo modelos históricos de su línea de producción como el Chevy Cruze, el Cadillac CT6 y el Buick Lacrosse. Se decidió a discontinuar incluso el híbrido y primera gran apuesta “verde” de GM, el Chevy Volt.

Por eso y en parte la misión es centrarse en el Bolt EV, un modelo que sin duda puede tener mucho recorrido para la marca. Es estéticamente agradable y conducirlo es lo suficientemente emocionante como para no echar de menos los modelos de gasolina. No tiene la aceleración de un Tesla, pero su batería tiene una potencia equivalente a 200 caballos y es capaz de alcanzar las 60 millas por hora en 6,5 segundos. Y lo más importante, viene con una autonomía de batería de 238 millas (383 kilómetros) con una sola carga.

Sin embargo, satisfacer a los aficionados a las emociones fuertes no parece ser la misión

2019 Chevrolet Bolt EV

principal del Bolt EV, sino hacer posible ese sueño de un coche eléctrico funcional, de pequeño tamaño pero amplio por dentro y gran maletero, y a un precio asequible para la clase media.

El Bolt de Chevy se ofrece por 36.620 dólares en su versión más barata, con un descuento federal de 3.750 dólares que era de 7.500 dólares hasta hace unos meses, un incentivo otorgado a los primeros 200.000 coches eléctricos vendidos por parte de una marca. Tesla llegó al límite en julio del año pasado y GM lo logró a principios de este año.

Aún así, sigue siendo un precio razonable para un vehículo eléctrico de largo recorrido, el único junto con el Model 3 que supera las 200 millas de un solo tirón, lo que quiere decir que no hay que recargarlo cada noche para los que hacen un recorrido normal de oficina cada día. Es, de momento, el más barato de su gama y quizá el más recomendable en relación calidad-precio. Adolece de grandes lujos pero tiene lo necesario para agradar a futuros conductores.

Por dentro es un coche con aspiraciones futuristas —por las luces de neón que se encienden por el contorno del salpicadero en cuanto se hace de noche— y muy fácil de descifrar. A ello contribuye una pantalla táctil de 10,2 pulgadas en las que se puede encontrar un mundo de opciones, empezando con el Apple CarPlay y el Android Auto, una aplicación muy conveniente por cuestiones como el GPS o Spotify, para el que tenga la suscripción, además de poder tener acceso al teléfono sin manos.

2019 Chevrolet Bolt EV

El Bolt EV se ofrece en dos niveles de equipamiento: el LT y el Premier. Con el LT, el cliente obtiene un cargador a bordo de 7.2 kWh, llantas de aleación de 17 pulgadas, faros automáticos de xenón, luces de circulación diurna LED, espejos con calefacción, una cámara de visión trasera, arranque remoto y entrada y arranque sin llave.

En el interior, encontrará control de clima automático, asientos delanteros ajustables en altura, tapicería de tela, asientos traseros plegables divididos 60/40, una cubierta de carga, iluminación interior del ambiente, una pantalla de grupo de medidores configurables, pantalla táctil de 10.2 pulgadas, comunicaciones OnStar (con un punto de acceso Wi-Fi 4G LTE), Bluetooth, el citado Apple CarPlay y Android Auto integración de teléfono inteligente, y un sistema de sonido de seis altavoces con dos puertos USB, un conector de audio auxiliar y radio satelital.

La opción Premier incluye todo lo anterior además de rieles en el techo, asientos de cuero, luces ambientales adicionales, asientos traseros con calefacción, un apoyabrazos trasero central, un sistema de cámara de estacionamiento de arriba hacia abajo y una función de espejo retrovisor basado en la cámara.

En cuanto a la batería, este coche se puede recargar en el enchufe tradicional de 110 vatios de su garaje. En 12 horas se pueden conseguir entre 30 ó 40 millas de carga para el día siguiente, pero con un voltaje de 220 vatios el resultado es mucho más contundente: 25 millas por hora. Y con la opción de la unidad de carga rápida se obtienen 90 millas en 30 minutos, es decir, que se puede recargar casi por completo durante la hora del almuerzo, por ejemplo.

En definitiva, una apuesta ecológica que puede mantener a GM en la conversación del innegable futuro eléctrico que se cierne sobre el parque automovilístico mundial.

@pscarpe

 

Anuncios de interés en Los Ángeles
Compartir

Más artículos de interes