Algunos inversionistas inmobiliarios que pudieron mantener sus propiedades, han experimentado cierta bonanza financiera a pesar de los problemas de la economía. Esto podría deberse a que las víctimas de los embargos hipotecarios están buscando propiedades para rentar, o a que cada vez más personas evitan comprometerse con la compra de una vivienda, y optan por alquilar.

A continuación, le presentamos algunos aspectos que debe considerar antes de decidirse a atraer inquilinos.

1. ¿Está permitido? Antes de decidirse a rentar una propiedad, ya sea un condominio o apartamento, asegúrese que la asocia-ción del edificio lo permite. Hable con un representante de dicha asociación para determinar lo que está permitido o prohibido. En algunos casos, el contrato puede estipular que la propiedad se puede alquilar, pero sólo con la intervención del equipo de administración de la asociación, lo cual puede costarle dinero a usted, el propietario.

2. ¿Va a hacerlo por su cuenta? Si parece difícil involucrarse en el proceso de renta, los dueños pueden contratar a un grupo de administración inmobiliaria para que se haga cargo de todos los trámites, como buscar inquilinos, realizar investigaciones de crédito, e incluso encargarse del mantenimiento de la propiedad y la atención de las quejas. Por supuesto, esto le costará dinero a los dueños. Pero para aquellos con múltiples ocupaciones y una propiedad adicional para cuya venta no están listos aún, la con-tratación de un grupo de administración les ahorrará los dolores de cabeza de lidiar con inquilinos.

3. ¿Con o sin muebles? Otro aspecto a considerar es si se va alquilar la propiedad con o sin muebles. Hay muchas posibilidades de que si vivió recientemente en la misma, tenga bastante mobiliario disponible como para alquilarla amueblada. Por supuesto, esto implica que tendrá que comprar muebles para su nueva casa. Con frecuencia, los beneficios financieros de alquilar una pro-piedad amueblada o sin muebles son cuestión de suerte. Algunos inquilinos prefieren la propiedad sin muebles, mientras que otros pagarían más por mes si el sitio estuviera amueblado. Una opción es anunciar el apartamento “con o sin muebles”. Esto mantendrá la propiedad en el radar de todos los inquilinos potenciales, y si finalmente el inquilino no la quiere amueblada, siem-pre podrá alquilar una unidad de almacenaje por una pequeña cuota mensual para guardar los muebles que usted desee conservar.

Información cortesía de Metro Editorial Services

Dirija sus comentarios a [email protected].

SHARE

Más artículos de interes