Los arrendadores generalmente son responsables del mantenimiento de las áreas comunes tales como pasillos o terreno. En materia de reparaciones, los arrendadores deben manejar los grandes problemas estructurales o de mantenimiento, tales como un sistema de plomería viejo. Adicionalmente, si un artículo necesita reparación antes de que el inquilino se mude, el arrendador es responsable de arreglarlo. Una excepción a esta regla puede ser si el inquilino acepta la propiedad con esos problemas.

Las responsabilidades del arrendador se definen con más detalle en las ordenanzas locales y códigos disponibles en su gobierno local. Muchas de estas ordenanzas especifican los períodos de tiempo en que ciertas reparaciones deben efectuarse.
 
Las ordenanzas también pueden permitir a un inquilino pagar las reparaciones y deducir su monto de la renta. Esto puede hacerse solamente después de dar aviso por escrito al arrendador solicitando que efectúe las reparaciones y que el período de tiempo especificado haya transcurrido sin hacerlas.
 
Sin embargo, es importante revisar muy bien las condiciones de esos arreglos. Si usted es el arrendador, le conviene tener todo documentado a la hora de hacer contratos con gentes que haga un trabajo, y si es el arrendatario, asegúrese de que no le cobran en exceso por un trabajo de pintura, por ejemplo, que usted podría conseguir por menos precio.
 
Por eso es importante no ser víctima de abusos, conocer sus derechos antes de firmar un contrato y evitar gastar dinero en cuestiones que no le corresponden.

Compartir

Más artículos de interes